El libro de Pandora… ¡Noviembre!

Y si lo tenemos tan cerca, y si lo rozamos con la punta de los dedos, ¿por qué no un pequeño gran esfuerzo y conseguirlo? ¿Por qué no un ir contracorriente y hacerlo posible?

Y si es lo que deseamos, si es lo que queremos ¿por qué no ir cumpliendo sueños? No siempre es fácil, pero ¿qué es sencillo de lograr?

Así que te decides. Apuestas por ello. Inicias el camino, puede ser largo, puede que se te haga interminable. Y al final, lo alcanzas y viene la satisfacción mayor: ¡compartirlo! Las alegrías compartidas con la gente que realmente quieres, son dobles alegrías.

Tras muchas vueltas, pensamientos, contradicciones interiores, esfuerzos, idas y venidas. Lo logré y, en mi interior, algo me dice que es positivo, bueno.

Todos tenemos un don. Todos sabemos hacer algo. A todos se nos da bien, alguna cosa. ¡Hay tanto talento cerca! Sólo nos hace falta abrir los ojos del alma para descubrirlo.

Así. Si uno mis palabras a tu fotografía, a tu dibujo, a tu ilustración. Resulta algo… ¡tan mágico!

Así. Si unimos nuestras voces y tu maestría a la hora de tocar un instrumento se redescubre una música interior tan necesaria y oportuna.

Así. Si unimos corazones y estamos aquellos que debemos estar, se crea una corriente de energía ¡tan impresionante!

Ese es mi sueño. Lo rozo con la punta de los dedos ¿me ayudas a hacerlo realidad?

Si lees este blog habitualmente, te alegrará saber que he seleccionado algunos de los artículos que fueron publicados en él desde su creación, en el año 2011, y que con ellos he auto publicado un libro físico: “Como los hijos de Atticus”. Algunos de los artículos están acompañados de dibujos, fotografías e ilustraciones preciosas realizados por personas a las que quiero agradecer públicamente su colaboración: Pilar Lorenzo, José Miguel Calderero “Calde”, Rubén D. Ortega, Vicky Pérez, José Vicente, Adoración Jorge, Marta Martín Calvilla, María Sevillano, Natalia Sansón, María Esparcia y Susana López. La portada ha sido realizada por Teresa Anciones.

Espero que, como a mí, os llegue todo el amor y el cariño que hay vertidos en cada una de las páginas del Libro de Pandora… Noviembre.

Nota: “Como los hijos de Atticus” será presentado en un acto cultural y musical el próximo sábado 30 de Noviembre a las siete de la tarde en el Centro Social Aldea, edificio El Porvenir de mi isla (si sigues este blog, sabrás a qué lugar me refiero). De nuevo, agradecimiento a las personas de este Centro – en especial a Sonsoles, siempre pendiente- por su ayuda a la hora de realizar este acto, que contará con la colaboración especial de un gran número de personas a las que expresaré mi agradecimiento público en este blog una vez realizado la presentación porque … ¡alguna sorpresa tiene que haber! ¿no? Besos y sonrisas.

Posted in ARTÍCULOS | 1 Comment

Filosofía Mary Poppins

La vida es sabia. Por más que nosotros nos empeñemos en que se trata de una carrera de obstáculos, donde saltas y saltas sin apenas coger aire, ella sabe poner las cosas en su sitio. Dar un golpe de efecto que tuerce todo y te frena de golpe. A mí me pasa, de vez en cuando. El golpe suele venir por el lado que menos esperas y remata con un periodo de reflexión que recompone tu filosofía interior y te hace ver todo de otro modo, de otra manera.

En mi caso, esa filosofía interior tiene más de un nombre. Con el tiempo he logrado crearme un libro de estilo propio donde he tratado de escoger lo mejor que traen las olas a la playa del corazón. Uno de estos regalos ha sido lo que llamo “filosofía Mary Poppins” que  me sirve en más de una ocasión, aunque parezca difícil de creer.

Ahora mismo por ejemplo. Cuando aún revivo los efectos de la brusca frenada, dice Mary que a veces la mejor perspectiva para comprender lo que nos ocurre es mirar del revés, así que no hay nada como “poner tu vida del revés” para entender lo que te está pasando. Una especie de revolución interior que nos ayuda a verlo todo diferente, que nos da las razones si estas existen, o las sinrazones si no hay lugar para buscar porqués.

Afirma la niñera del paraguas volador, que siempre hay que buscar la luz y que esta puede encontrarse entre la niebla, pero siempre está ahí. Siempre hay personas cerca encargadas de encender las lámparas de la noche, cuando todo es oscuro y sin salida. Sólo hay que saber buscar y tener la confianza necesaria para saber que aparecerán. Nunca hay que perder la esperanza porque nada es imposible.
Aunque no esté, aunque no la veas, una estrella brilla para ti en el cielo. Esta afirmación de la filosofía Mary Poppins puede resultar tópica, pero creo que es efectiva cuando se trata de mantener la frente alta, a pesar de las lágrimas.

Por último, algo que resume todas estas premisas, “mira el mundo con ojos de niño” porque en tu interior aún resuenan los ecos de la infancia pasada y no debes olvidar observarlo todo con sonrisa, descubriendo la verdad aunque duela, con la imaginación que ofrece el hacer de lo cotidiano algo especial y diferente.

Como dice Marta en Radio 3 cada mañana, este día se llama lunes 28 de octubre de 2019, cuídalo porque es único y no volverá a repetirse.
Pues eso. 🙂

 

“Cuando ya nada se esperas, todo te encuentra. El viento fresco atraviesa tus caderas. Si no arriesgas no ganas y mueres en la espera. Escupe el trozo de manzana que te hizo dormir, la vida es para ti” (Bebe, Que llueva)

Posted in ARTÍCULOS | Leave a comment

Hermoseando

Solía tomar siempre el mismo camino. La costumbre invita a diario a repetir los actos cotidianos como si formaran parte de tu paisaje de vida, por inercia. De modo que sus pies avanzaban sin órdenes determinantes ni reglas establecidas, simplemente porque sí. Como en un acto teatral, escrito con premura y sin miramientos, el guion establecía la hora y el momento. No había sorpresas.
Así que como todos los días, llegó al sendero. A pesar de la penumbra que ofrecían los árboles, gustaba de lagartijear buscando el rayo de sol que se colaba en la espesura como flujo mágico que alimentaba sus pensamientos y también su imaginación. Era esta, el sol desafiando la sombra, una buena razón para hermosear la rutina y dar color al día.

Así, saltando agujeros de luz, iba por la vida como aquel que sabe a dónde va, sin saberlo.

Hacia la mitad del sendero, siempre se detenía. Miraba hacia los lados y cuando daba cuenta de la ausencia de espías, curiosos, merodeadores o, simplemente, viandantes, empezaba su particular ritual.
Salía del sendero, dirigiéndose a uno de los viejos árboles colindantes, un antiguo roble que llamó su atención desde el primer vistazo, desde la primera mirada, la llamada.
Extendía su mano hacia el tronco, cerraba los ojos y rozaba levemente con las yemas de sus dedos la corteza del árbol centenario. Era entonces cuando percibía vibrar la vida, disfrutaba del momento y al poco se transportaba. ¡Sentía! ¡Le veía!
En otro tiempo, en otro instante, él también recorría el mismo sendero, en otro sentido, de la luz al corazón. Él también sentía atracción por el mismo árbol. Él también percibía el placer de lo sencillo. Él también se detenía en soledad, acariciaba con sus dedos la superficie de vida que ofrecía aquel árbol mágico y, por supuesto, ¡también la sentía! ¡La veía!

Y aquel instante repleto y completo, casi fugaz, hacía que el resto de su camino, fuera diferente. Camino de la luz. En dirección al corazón. Hermoseando el día a día con la esperanza del encuentro, en el tiempo.
La magia de la vida.

(Fotografía realizada por Tomás Continente Hueso)

Posted in ARTÍCULOS | Leave a comment

Hoy quiero verte brillar

Tal vez lo que te hace brillar, esté más cerca de lo que tú crees. Todo camino implica su dificultad y más cuando, aun conociendo el final, desconoces tu destino. Así es la vida. Sabemos que terminará, que cada día es una estación, que cada noche es un instante donde tomar aire para continuar, retomar fuerzas y energía para afrontar el siguiente tramo. Recomenzar y esperar el amanecer, una nueva oportunidad, un inmenso regalo, el comienzo de una aventura donde, por mucho que planifiquemos, por mucho que creamos que lo tenemos ¡todo controlado!, siempre ocurre algo que te sorprende, que se te escapa, que te hace pensar, que te abre los ojos, que te invita a soñar.

Y así, en medio del camino, nuestra alma se desnuda. En los primeros pasos, puede llegar a fingir, a hacer creer a los demás que somos algo que realmente no somos. Pero una vez que avanza el momento, nos despojamos de toda máscara, de nuestros hábitos (en el más amplio sentido de la palabra), de nuestro maquillaje y superficialidad. A medida que avanzamos, el esfuerzo es mayor, la resistencia es clave y la voluntad requisito imprescindible. Así, despojados de los superfluo, empieza a surgir el brillo interior.

Y esa luz que te habita se expande como algo vivo cada vez que nos acercamos al que nos acompaña en nuestro camino. El amigo, el hermano, el padre, la madre, el vecino de al lado, el maestro, el compañero de trabajo, el primo, el que ha estado toda la vida contigo y el que acaba de llegar, el primero y también el último, el íntimo y el desconocido.

Y así,…, sin quererlo. En cada paso, a ritmo lento, sonríes al comprobar que tu luz alcanza más allá de lo que pensabas. A tu lado, me siento plena. Puedo conocerte o no pero cerca de ti, sé que soy mejor, tú me haces mejor.

Hoy, quiero verte brillar. Sonrías o no. Hables o no. Tu sola presencia será bastante para acompañarme en este camino que continúa y que me lleva… ¿quién sabe a dónde?
Curiosa manera de decirte que eres imprescindible. Tú.

 

Si quieres escuchar este texto:

Ir a descargar

Posted in ARTÍCULOS | Leave a comment

Palabras que curan el alma

Dice el doctor Rojas Marcos que “hablar ayuda a curar el alma” y que “ponerle palabras a lo que sientes es una educación muy útil para la salud”. Estoy completamente de acuerdo con estas sentencias y abogo por la expresión del sentimiento como elemento trazador de nuestra ruta existencial. Me muevo a golpe de corazón, si el latido se atranca o se silencia mi alma se paraliza, no evoluciona, no “tira pa’lante” y como mi rostro y espíritu es transparente… se nota.

Hace una semana tuve un episodio de este tipo. Ni lloraba, ni reía, ni escribía, ni cantaba, ni hablaba,… estaba bloqueada. Las que bien me quieren se asustaron y emplearon todas su bellas artes en retornarme al mundo de vivos que supone el país de los sentires. No era una cuestión de vacuidad, nada más lejos de  lo real, tampoco de la desesperación o el sufrimiento extremo, sino del atranque sin remedio.

Vino entonces la música, la belleza de lo natural y el bien que supone una buena lectura al encuentro del alma. Llegaron los abrazos inesperados y el latido del sueño de la mano de mis bellas. Memento. Recuerda que estás viva. Sé consciente de tus alitas, tus dones, el desprendimiento de lo innecesario. Aterrizó la palabra sencilla del polo que me equilibra en vida paralela, ruta indefinida e imprevisible. Y todo ello me dio aire. Volví a respirar.

De modo que, vuelvo a escribir, a trotar por las nubes y a enganchar vida y alma al ideal de aquel que escribe, para sí y para otros, palabras que efectivamente curan el alma. Sea por siempre.

118

Posted in Uncategorized | 1 Comment

El amigo de todos

Me apasiona contar. Explicar cómo han sucedido las historias. Dar a conocer. Llevo más de veinticinco años ejerciendo mi profesión. Suelo buscar un rincón externo desde el que narrar el cuadro, tomar perspectiva para acercarme a la veracidad que muestra el camino. Sin embargo, a veces el estilo es impresionista y las pinceladas me engullen, la palabra se enreda cuando habla el sentimiento.
Contar malas noticias es difícil. Hacerlo cuando conoces al protagonista, lo es aún más. Encontrar las palabras cuando el protagonista es conocido por todos, es el amigo de todos, es todo un reto.
Definitivamente, era el amigo de todos. Todos tenemos una anécdota, un momento con él. Nunca había visto tantas fotografías de alguien con ¡tanta gente! Y es que era así, le he visto ir por una calle y no poder avanzar, porque todo el mundo le solicitaba foto, todo el mundo quería tener una imagen con él. Y él sonreía y hacía feliz a la gente con… ¡tan poco! ¿No te cansas de tanta fotografía? Cuando llevo trescientas me voy para casa, me respondía, y ya está.
Y hacía favores sin esperar nada a cambio. Lo que sea por defender esta Tierra, que se muere, donde el grifo está abierto y la gente se marcha, y la poca energía que nos queda se va a borbotones. Lo que sea por dar a conocer, por llevar el nombre de este rincón olvidado, por explicar que es lo más bonito del mundo, el mejor embajador lo han llamado.
Y defendía causas en las que creía, era solidario,…, él siempre estaba, recordadlo era el amigo de todos.
Todo ello desde la sencillez, la amabilidad, la sonrisa… eterna.

“En busca de un alivio a la zozobra llamó a pilar ternera para que le leyera el porvenir. después de un sartal de imprecisiones convencionales, pilar ternera pronosticó…:
-no entiendo -dijo.
Pilar ternera pareció desconcertada:
-yo tampoco, pero eso es lo que dicen las cartas.”

(Cien años de soledad. Gabriel García Márquez)

ENTREVISTA A JOSÉ PINTO EN RADIO i

ENhttps://www.ivoox.com/player_ej_22144988_4_1.html?c1=ff6600

ENTREVISTA A JOSÉ PINTO EN EL PUENTE RADIO
https://www.ivoox.com/player_ej_17083746_4_1.html?c1=ff6600

VISITA A MIROLIBRO, taller cultural de la Biblioteca Municipal de Ciudad Rodrigo. 18 de diciembre de 2018.

 

Posted in HORMIGUITAS | Leave a comment

Cuento de invierno

Probablemente, hayas oído hablar alguna vez del bosque de Alicia. Alicia ¿Recuerdas? La del País de las Maravillas. Todo el mundo piensa que el viaje de Alicia fue casual, que perseguía a un conejo, cuando cayó por su madriguera y entró en un mundo, para ella, totalmente desconocido, mágico.
La mayor parte de las personas piensan que esa madriguera es única y que como la madriguera de Alicia, no hay otra igual. Pero… no, no, no, no, … esto no es del todo cierto.

A veces, en este mundo, encontramos madrigueras que nos conducen a mundos desconocidos, distintos… ¡fantásticos! Había una vez una niña que iba por un bosque de la mano de su mamá. Era verano, hacía calor, de repente decidieron detenerse debajo de un árbol. Aquel árbol era … preciosoooo . La niña decidió subirse a él. Y cuando puso el pie en el tronco… ¡increíble! En el árbol se abrió una puerta. ¡Tal y como lo oyes! La niña no lo dudó. Era muy, muy valiente. Entró y su mamá no tuvo otro remedio que ir tras ella.
Al principio todo estaba oscuro. Empezaron a sentir frío. Y cuando por fin volvió la luz, vieron que estaban en un bosque cubierto de nieve, soplaba el viento y todo parecía cubierto de hielo. ¡Qué frío!!! Y ellas en manga corta.
La mamá protegió a su niña como pudo. Entregándole todo el calor que podía darle. Pero no era suficiente. De repente, tres haditas mágicas aparecieron a su alrededor. Una de ellas les prestó unos abrigos calentitos. Otra unas botitas y calcetines para el camino. Y la tercera, un mapa y una linterna.

“El camino de vuelta a casa será duro”, dijo una de las pequeñas hadas, “pero no os preocupéis, no estáis solas. Nosotras os acompañaremos, seguid el mapa y todo será más fácil”.

“La casualidad os trajo hasta aquí. El verano se tornó en invierno y ahora debéis encontrar el camino a casa. Pero no os preocupéis, tenéis lo más importante”, explicó otra de las hadas.

“¿Qué es lo más importante?, preguntó la niña.

“Vuestro gran corazón y vuestro amor”, contestó la tercera hadita.
Y así, entre la nieve, con dificultad, caminaron durante varios días y varias noches. Siguieron la ruta. Las hadas les dieron comida y les indicaron los mejores lugares para cobijarse cuando tenían sueño. Poco a poco, lograron encontrar el punto de luz que les indicaba la puerta de retorno, ascendieron por el hueco del árbol y volvieron al verano, al calor. Pero nunca olvidaron todo lo que habían aprendido en aquel camino y sobre todo siempre recordaron que, siempre, siempre sale el sol.

(Este cuento está dedicado a la pequeña Bella)

Si quieres escuchar este cuento, haz click aquí:

Ir a descargar

Posted in ARTÍCULOS, AUDIOS | Leave a comment

¡En volandas!

¿Recuerdas la pluma que sobrevolaba el autobús escolar en “Forrest Gump”? Aquella pluma, vaporosa y sencilla, flotaba en el aire enlazando escenarios y viajando a través del tiempo, en sólo un abrir y cerrar de ojos. ¿La recuerdas?

Yo sí. Y muchas veces siento la ligereza de esa pluma que vuela en el tiempo, en ocasiones, mi vida es así.

Vivo tanto y tan deprisa que la cuarta pared del tiempo desaparece y apenas tengo segundos para respirar entre un momento y otro. Como ayer me dijo alguien a quien quiero, en tu vida la rutina no es posible y cada instante es diferente.

El tren va tan deprisa que no eres capaz de distinguir el paisaje, ya no es posible bajar la ventanilla, sacar la cabeza y disfrutar del aire o de los rayos de sol haciendo cosquillas en tu nariz. Sufro por ello, no sólo necesito vivir acontecimientos, ¡también quiero sentirlos!

A pesar de ello, intento disfrutarlo. Este ir y venir trae consigo un paquete de experiencias llenas de estrellas y puntos de luz que me dan la vida, hacen palpitar mi corazón, le dan alas.

Ahora que hago un hueco en las primeras horas de mi día, ahora que aún no estoy en marcha, que espero en mitad de la vía a que todo comience, ahora… ¡cierro los ojos y me fijo en los tuyos! ¡Creeme, conecto y sé que estás ahí! Que tú también estás a punto de partir y en este momento somos más que dos corazones alados. Escucho tu voz que me susurra: “vive y valora cada segundo, porque es el lugar al que nunca has de regresar. ¡Vive! ¡En volandas!”

Posted in ARTÍCULOS | Leave a comment

Libro de instrucciones para encontrar instantes de luz

Ahora que vuelven los días grises, mi amiga de más tiempo en la isla me invita a descubrir ratitos de luz. Esos instantes libres de oscuras nubes, donde abro mi paraguas de colores con libertad, donde expando mis raíces y tomo la energía que mi alma necesita para crecer. Como confío en la sabiduría que ofrece la amistad de larga andadura, así lo hago. Y me recreo con el momento de luna, con la naturaleza cercana, que ronda nuestra vida y gira en espiral interminable aunque a veces no nos demos ni cuenta. Así, observo los árboles barriendo las nubes, disfruto con los matices del amarillo de las hojas caídas, veo surgir el vapor del agua en el despertar mañanero y me sumerjo en el mar de colores que ofrece el amanecer. De golpe, he crecido dos centímetros en mi altura luminaria. Sonrío.

Luego viene la conversación oportuna. Ya sea procurada o improvisada, siempre es necesaria. Ayuda a verbalizar lo que llevas en tu interior, a no sentirte sola, a reír con lo más nimio, descarga el fardo de la ira, la rabia y la incomprensión. Sentirse querido es el nutriente más importante cuando se trata del alma. Tú me haces sentir escuchada, entendida, esperada. El saber que formas parte de alguien es, sin duda, un gran instante de luz.
Más tarde vienen las luciérnagas que aparecen cuando menos lo esperas. En mi caso son las palabras que sobrevuelan cada momento del día, lucernarias que surgen de forma natural, la escritura es una necesidad. Como decía Sampedro “sólo vale la pena escribir porque no se puede evitar”. Pues eso. Encontrar y disfrutar de algo que te guste es otro momento de luz.

Increíblemente, la última pauta del libro de instrucciones sobre la búsqueda de instantes de luz, llegó mientras dormía. Soñé con Serendipity, nunca antes me había ocurrido. En el sueño ella me decía que debía escribir cada día cinco nombres, pensar en cinco personas de mi entorno a las que iba a hacer brillar (curiosamente ella había escrito mi nombre en su listado diario). Porque el instante de luz también se encuentra en nuestro interior, y será más y más grande cuanto más ayudemos, más hagamos felices a los que nos rodean, más iluminemos y hagamos brillar. Al despertar comprendí que , en realidad, somos luz, pero que sólo lo comprobamos cuando nos sentimos bien, y ese “sentirse bien” tiene mucho que ver con nuestra relación con los demás, con nuestra forma de iluminar.
Hoy pensaré en cinco personas a las que me gustaría ayudar a brillar. Tal vez seas tú una de ellas. Tal vez.

Nota: Hasta aquí, el listado de instrucciones en la búsqueda de instantes de luz. Advertencia, este listado ha de adaptarse a tu momento, situación y vida. Sólo hay una premisa cierta, cuando las nubes grises que te persiguen aparezcan, abre el paraguas de colores que propicia el amor. Verás como todo cambia. Palabra de Pandora. 😉

Posted in ARTÍCULOS | 1 Comment

Cadena de alegrías

En un mundo donde todo tiene que estar bien por obligación, donde se imponene las frases del señor maravilloso, es justo reivindicar el derecho a la tristeza, sentimiento denostado pero al tiempo necesario en no pocas ocasiones – despedida, nostalgia, olvido, compasión, ausencia o duelo, por ejemplo-.

A menudo, la razón de la lágrima puede no ser concreta, te levantas por la mañana y sientes que estás triste por un sentimiento que no resiste ni comparación ni definición. Simplemente, tienes ganas de llorar por un sinfín de razones o tal vez por ninguna. Lejos de ir en contra de esa sensación, asumirla es el mayor de los retos de la jornada, es el derecho a la lágrima, a la tristeza. Hoy no sonrío porque la sonrisa me brota de manera sincera y la verdad … no me apetece en absoluto sonreír.

De manera reciente, he vivido uno de esos días, de tendencia a la tristeza como estado permanente. Lloré de la mañana a la noche (en este caso, era consciente de la razón o razones). Sin embargo, por mi naturaleza y por la buenísima gente que me rodea, logré encontrar una cadena de pequeñas alegrías a las que me aferré con la fuerza que me quedaba. Amarrada a ellas, me dije que no se trata de dejarse llevar al hundimiento certero si viene una tormenta, sino de luchar por sobrellevarlo. Espero hacerme entender, estar triste es natural, pero tras el mal tiempo siempre sale el sol.

La cadena de alegrías es necesaria para mantener el barco a flote mientras dure el temporal.

Cada eslabón de esta cadena es un hecho sencillo que provoca en ti una leve sonrisa y que por un segundo de ese terrible día, te hace feliz. En mi reciente triste día, esta cadena comenzó con la foto de unas ovejas que alguien me envió por el simple hecho de hacerme sonreír (¡eres grande y formas parte de mí!), continuó con la noticia de un ordenador arreglado (¡mi instrumento de trabajo!), siguió con las orejas y el alma abiertas de una pareja a la que quiero muchísimo, y continuó con otros pequeños y sencillos acontecimientos que me hicieron la vida más fácil: el hallazgo de una pulsera, el apoyo incondicional de una amiga a una actividad que organizo, la posibilidad de ver un palacio por dentro….

Aunque después seguí llorando, aunque la razón o razones de la tristeza continuaron presentes, al terminar el día, volví a repasar la cadena de alegrías y comprobé que mi día … había merecido la pena.

Hoy te propongo que, estés triste o no, encuentres, aunque sea sin buscar, la cadena de alegrías a la que amarrarte si el viento sopla en contra y el aguacero es tan intenso que cala hasta tu interior, una cadena que te fije al barco de tu vida, aunque no conozcas su rumbo, aunque no sepas a donde te lleva o a donde va. ¿Lo harás?

Posted in ARTÍCULOS | Leave a comment