¿QUÉ PUEDO HACER YO? (Prueba de amor en una situación inesperada)

Desde mi ventana se ve un patio de colegio, ahora vacío. No se escuchan risas de niños, ni carreras, ni patadas de balón. Ni ahora, ni en mucho tiempo. Desde mi ventana, ahora, todo es silencio, sólo interrumpido por el crotar de la cigüeña que cada mañana me anuncia el comienzo del día desde lo alto de un árbol. Paso el tiempo esperando la llegada de un rayo de sol, y sin embargo hoy las nubes cubren el cielo. Hoy no vendrá.
Ahora valoro mucho más la luz. Ayer bajé el cartón acumulado al contenedor del reciclaje y fue para mí un hecho extraordinario. Me pareció que el aire de la tarde entraba con más fuerza en mis pulmones. Era placentero. Hoy soñé que podía subir a la plaza de mi pueblo a tomar un helado. Guardo en mi alma besos y abrazos, todos con nombre. Para cuando pueda veros y acercarme. Para mamá, para papá, para… para ti que me lees con cariño.
Sólo llevamos tres días y el ansia de sol y libertad crece hora tras hora. No soy diferente a ti. Tú también lo estás sintiendo ¿verdad?
Para mí, estos días dentro de mi casa son una prueba de amor. Amor a mis padres, si soy portadora y ellos terminan enfermando no me lo perdonaría nunca. Amor a mis compañeros y compañeras, a mis vecinos, a la gente que forma parte de mi comunidad.
Intento llevar una rutina disciplinada. Escribo, leo, ordeno, limpio y saco adelante trabajos atrasados. También hago listas, dedicación a la que siempre he destinado gran parte de mi tiempo.
Mi última lista tiene un título: ¿QUÉ PUEDO HACER YO?
1. Posibilitar ratitos de luz a los que tengo más cerca.
2. Utilizar la palabra como punto de aliento y esperanza.
3. Verter retazos de vida sonora en las ondas, trenzando la materia prima de la escritura y la comunicación.
4. Abrir mi corazón para acoger en red, virtualmente claro, pero de una manera ¡tan real!

Gracias al esfuerzo y atención de mi compañero de viaje, el hibisco que me regalaron ya tiene sus primeras hojas. Parecía que no iba a renacer nunca. La espera se hizo larga. A veces en lo más sencillo, se esconde una PRUEBA DE AMOR.

 
Ir a descargar

This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s