Elogio de lo sencillo

Confieso que la gente, la multitud ante un espectáculo, me ha echado para atrás durante todo el verano. El ver “La Ruta de los Malditos II” era un asunto pendiente que al fin anoche tuve ocasión de realizar.
A menudo nos complicamos la existencia y no acertamos a centrar nuestros pasos en el camino de la sencillez. En mi humilde opinión, el conjunto formado por Sergio, Popy, Basy y, desde anoche con nuevos personajes, también Fran, acierta de pleno en la elección de la trayectoria correcta.
El inmenso regalo que supone el vivir en un lugar como Ciudad Rodrigo, repleto de historia y de intrahistoria, es aprovechado al máximo desde el inicio. Cualquier suceso o relato popular es empoderado a través de monólogos, teatralizaciones y también diminutos discursos que van colándose por el oído del espectador como un susurro que se acoge de forma agradable, a pesar de lo muchas veces displicente de la temática.
La evolución entre el uno y el dos es clara, ha ganado en ritmo, en técnica y sonido, y, sobre todo en la capacidad de crear un clima de confianza, casi íntimo, entre locutor/intérprete y espectador, atravesando la “barrera” de la cuarta pared sin obstáculos aparentes. Conseguir que doscientas, trescientas o cuatrocientas personas guarden silencio durante más de dos horas, sólo por el hecho de verte o escucharte no es fácil, y ellos admirablemente lo logran.
Reitero que el caramelo está ahí, la propia historia de la ciudad, pero hay que saber envolverlo para hacerlo atractivo y esto sólo es posible con la sencillez que propicia un lenguaje coloquial pero no descuidado y la generación de elementos de cercanía que hacen ameno el recorrido (alternancia de técnicas de exposición, dramatización, sorpresas en momentos inesperados…).
Por poner alguna pega, propiciaría referencias más cuidadas en algunas historias, que apelaran directamente a lugares, fechas o fuentes de información, aportando veracidad al contenido, pero nada exhaustivo.
No puedo evitar destacar además varios monólogos que realizan una clara apología o crítica de situaciones que bien podrían trasladarse a la época contemporánea. La expulsión de los judíos, el anti-belicismo o el feminismo latente a la puerta del Enlosado, son buenos ejemplos de ello.
La democratización de la historia es, finalmente, otro elemento destacable. Muchos de los asistentes no se hubieran acercado a un recorrido por las bellas calles medievales si no hubiera sido por el apellido “crónica negra” o “maldita”, que despierta interés – tal vez morboso- de grandes y pequeños, consustancial a la naturaleza humana.
Por último destacar, el crecimiento interpretativo de Popy Vegas, a la que vemos evolucionar día a día, en un aprendizaje personal al que asistimos con sonrisa y verdadero orgullo de paisana, genialidad que un día será descubierta y que llegará, sin duda, a lo más alto.
Ojalá haya muchas más Rutas especializadas que despierten el interés de mirobrigenses y foráneos, el material está ahí, sólo hay que levantar el telón y en la Ciudad del Teatro, es sin lugar a dudas, Posible.
Enhorabuena.

Advertisements
This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s