La grandeza de la sencillez (o los imprescindibles)

Afirma el dicho que nadie es imprescindible. En la línea de Brecht, difiero. Creo que aquellos que luchan toda la vida son ausencias insustituibles, imprescindibles y necesarias, por encontrarse sólo de vez en cuando, de manera escasa y valiosa. Si a ello sumamos el calificativo de persona buena, bondadosa, generosa y entregada a los demás, el perfil se desdibuja como insuperable y raramente conocido. Sin embargo, doy fe de su existencia, tengo la suerte de haber conocido, convivido y crecido con una persona de estas características, un ser especial, bondadoso e imprescindible.
Encontrarse con alguien así resulta extraordinario, por ser almas que dejan huella en todo aquel que se acerca a su persona. Al hablar de ellas, todo el mundo es capaz de contar una anécdota, historia o momento feliz vivido a su lado. Estos instantes compartidos tienen un aspecto común: son sencillos y cotidianos. Y es ahí donde radica la grandeza, en la propia sencillez, lo verdaderamente importante, lo que nos hace mejores con tan sólo pasar por su lado.
Estas increíbles y extraordinarias personas siempre están dispuestas a ayudar y tratan al semejante como algo único y especial, como alguien cercano al que realmente tienen en cuenta. Así, al conocerlas, no puedes permanecer indiferente porque algo, en tu interior, cambia al instante, algo que desestabiliza todo lo que hasta el momento creías como seguro, para bien.
He tenido la suerte de conocer a una de estas personas, hoy ya no está aquí. Bueno sí, estará siempre en mi corazón y en el de aquellos que tuvieron la suerte de conocerla, todos aquellos que la quisieron y la quieren. Por siempre.
Sólo el Amor alivia. Sólo el Amor es vela en la tempestad, alas en el vacío, aire en la profundidad del océano, verso ante el desasosiego. Sólo el Amor.

 

Dedicado a Manoli, mi tía, la persona que me enseñó a caminar.

 

Advertisements
This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

2 Responses to La grandeza de la sencillez (o los imprescindibles)

  1. telerox23ubdtv64 says:

    La sonrisa.
    Al hilo del emocionado recuerdo que haces de tu tía, yo también he rememorado a alguien que ya no está con nosotros y de la cual podría decir miles de cosas buenas.
    Compartiré contigo algo que espero que podrás aplicar cada vez que enlaces con el alma de tu tía, como yo lo hice con esa persona especial : la sonrisa.
    Creo que el mejor homenaje es sonreír, mirar hacia arriba y sentir paz en el alma cada vez que su recuerdo te venga a la cabeza.
    Y cuando su nombre aparezca en las reuniones familiares, será genial si su sola mención genera una enorme sonrisa en el ambiente. Será el tesoro que les quedará a los herederos de su memoria.
    Abrazos a toda la familia y una sonrisa enorme… a la inmensidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s