Las cuerdas del alma

A menudo explico a los más pequeños que todos poseemos un instrumento interior: la voz. Relato cómo las cuerdas vocales vibran al inspirar y expirar, cómo debemos utilizarlas y lo útil que es practicar para modular la intensidad, el ritmo y el volumen. También les digo que este extraordinario don, que tenemos cada uno de nosotros, nos diferencia y ofrece una determinada personalidad. Es único. Cada uno sonamos distinto, por dentro y por fuera.
Ocurre lo mismo con las cuerdas del alma. Todos poseemos una música interior, un don natural con el que nacemos, que hemos de desarrollar y cuidar. Pero, sobre todo, que tenemos que descubrir. Muchas veces no somos conscientes de que nosotros podemos ofrecer una música  maravillosa si aprendemos a manejar ese increíble instrumento que son las cuerdas del alma.
Así, hay personas que se limitan a lo imprescindible, al efecto cotidiano que nos lleva a despertar, ronronear sobre nuestra propia existencia, remitirnos a la queja por inercia y dejar pasar el tiempo como si de río incontenible se tratara.
Luego están las que van un poquito más allá, las personas que deducen que lo superficial es un malgasto anodino. Son aquellos que se ponen de puntillas para ver lo que hay detrás del bosque, los que descubren con agrado que pueden entonar una canción con sólo poner sus acciones al servicio de los demás, los que son capaces de identificar colores únicamente abriendo los ojos, los que definitivamente entonan una melodía agradable a su entorno y vida.
En un tercer lugar, se encuentran aquellos que son atrevidos, que superan el límite de la vergüenza, que suben a los árboles para tocar el cielo, que entregan su tiempo y espacio, que descubren que el sonido interior no tiene límites y son capaces de crear sinfonías memorables, que indican el camino a los que les acompañan y a los que vendrán. Son los imprescindibles de Brecht.
Hoy, prueba a hacer sonar tu música interior. Ese increíble y maravilloso don con el fuiste dotado. Comprobarás que más allá del silencio cotidiano, existe una banda sonora especial que acompaña tu vida, la que tú mismo eres capaz de crear con las cuerdas de tu alma. Hazlas sonar.

Imágenes-de-amor-a-la-música

Advertisements
This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s