Próximo destino: tu alma

Hay una canción que dice: “yo pongo la música, tú la magia”. Ayer, “otros pusieron la música y ellos la magia”. Otros son los numerosos compositores de diversa procedencia que un día, muchas veces lejano en el tiempo, compusieron temas eternos, clásicos contemporáneos. Ellos, los que aportan la magia a estas creaciones, son los intérpretes de la Barahona Big Band que logran transmitir y hechizar cuando tocan. Saxos, trompetas, batería, guitarra, bajo,…, los instrumentos cobran vida en sus manos. Y eso, amigo, es magia. Logran crear vida a partir de  notas musicales. ¿Cuál es la receta de la pócima milagrosa? Identifico al menos tres ingredientes: ilusión, voluntad y pasión. Y es que ellos disfrutan al interpretar estas canciones y eso se transmite a los que escuchan con ganas de sentirse inundados por la música, con ansia de vibrar en cada composición, con sonrisa permanente desde el comienzo al final, con emoción nunca contenida y expresada en un aplauso.

Cuando les escuchas sabes que vas a viajar. Puede que a Brasil con “La Chica de Ipanema”, a Francia con “Autumn Leaves” o a Méjico con “Tequila”. Puede que, de repente, te encuentres en una película con “Eye of the tiger” o que vueles a los confines del cine clásico con “My way” o “Fly me to the moon” (peticiones del oyente: “Cheek to cheek” y ya estaremos bailando a lo Fred Astaire y Ginger Rogers con la imaginación y el corazón). Todo ello además aliñado con un toque navideño, con “Let’s snow” o “Sleigh ride” y la perfecta ambientación para hacer del instante un recuerdo memorable.

¿Qué quiénes son estos magos? Juan, Angel, Jose Carlos, Luisjo, Dani, Sendín, Pires, Franche, Agueda, Jose, Ruben, Colino, y Germán. La Barahona Big Band, una banda formada por músicos que dedican gran parte de su día a otros oficios y que a última hora de la noche se reúnen para ensayar y compartir su pasión por la música, con empeño, dedicación y fuerza. El akelarre del momento en que se unen todos estos músicos de corazón tiene que ser increíblemente curioso, ¿cómo deciden los temas? ¿cómo aporta cada uno el toque necesario para que el hechizo quede perfecto? ¿cómo acuerdan comenzar y terminar al unísono, sin diferencias, como si de un único instrumento polifónico se tratase? Esos ensayos deben ser extremadamente atrayentes, ¡quién pudiera verlos por una mirilla mágica abierta en el tiempo y el espacio! Porque el resultado final, el que ponen encima del escenario, es realmente encantador y, como afirmamos, mágico.

Cuando les escuchas, terminas con la sensación de haberlo pasado en grande ¿para cuándo el próximo concierto? La improvisación también se cuela en las fechas en las que aparecerán. Incertidumbre en las tablas y también en el aire. Como notas envueltas en papel mágico, en rumbo certero a la conquista del oyente. Próximo destino: tu alma.

barahona-big-band

Advertisements
This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

One Response to Próximo destino: tu alma

  1. José María Sendín says:

    Tal y como lo explicas, Pandora!!! Muchas gracias por esta reflexión, seguiremos luchando y sacando notas día a día a nuestros instrumentos para hacer más perfecto lo que es perfecto… Muchas gracias de nuevo y felices fiestas!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s