CALEIDOSCOPIO VITAL

¿Os acordáis de aquella película de Woody Allen donde se le veía desenfocado? Fue en “Desmontando a Harry” de 1997. A veces tengo la sensación de verme así, viviendo el día a día desenfocada. Expulsada del territorio al que estoy acostumbrada, vivo el mismo acontecimiento desde otro de los círculos concéntricos, más alejada del epicentro, desde un lugar ni mejor, ni peor, simplemente diferente.

Es como si durante años hubiera bajado por un tobogán, disfrutando de la sensación de velocidad, de vértigo, de emoción, y, de repente, el viaje hubiera terminado, bruscamente, sin aviso, de golpe. O al contrario, como si hubiera ascendido una montaña, con gran esfuerzo pero, al tiempo, disfrutando del paisaje, y hubiera llegado a la cumbre sin adaptarme al nuevo nivel de oxígeno, donde se respira con dificultad. Amoldarse a las circunstancias, a los nuevos panoramas que nos brinda la cotidianidad, a la perspectiva diferente desde la que vivir, al punto de vista distinto, es una tarea complicada. ¿Cómo comportarse? ¿Cómo nadar en este tramo del río de siempre pero, al mismo tiempo, de profundidad tan desconocida, de aguas tan extrañas para mí? ¿Cómo enfrentarse a ello cuando la nostalgia y el recuerdo lo ocupan todo?

Los cambios son necesarios para que la rueda gire, para que todo funcione. En el fondo, nuestra vida marcha a fuerza de pequeñas o grandes revoluciones. El estancamiento no es la solución. Para continuar hay que cambiar,  aunque sea sin previo aviso, a pesar de que consideremos que no estamos preparados para ello. Aunque cueste enfocar de nuevo y la añoranza decida hacerse presente una vez más.

Tal vez la sonrisa y la música me ayuden a enfocar, a crear nuevas costumbres, a recorrer las mismas calles nuevamente con paso firme, con seguridad, por otra acera, por otro camino. Los dedos tienen memoria, sólo es cuestión de práctica, a veces hay que reaprender el destino. Caleidoscopio vital, depende de la luz con que se mire, magia de nuevos colores. Sin más, guiño un ojo para mirar y ¿por qué no? Sorprenderme.

caleidoscopio8

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s