No te rindas

“No te rindas, porque en alguna parte hay un lugar al que pertenecemos” (Peter Gabriel)

Del fin de semana me quedo con un programa de radio intenso en el Día Mundial dela Radio, dos películas tristes y un pie de foto verdaderamente explícito. Del primero, guardo la intensidad del momento. Las dos muestras cinematográficas me invitaron a la reflexión y encendieron en mí decenas de preguntas. ¿Por qué una institución a la que pertenezco no trata la gran epidemia que recorre los lugares donde hay niños como lo que es: una patología, una enfermedad psicológica con graves consecuencias sociales? ¿Por qué la espiral del silencio se impone? ¿Por qué los miembros de esta institución no hacemos nada? ¿Por qué las personas con enfermedades incurables no reciben más apoyo psicológico por parte de los centros sanitarios? ¿Por qué no estamos educados para ir más allá de la compasión ante casos tan terribles, sean cercanos o no? ¿Por qué rendirse? ¿Por qué no llorar?
El pie de foto llega de la mano de Millás en su comentario a la imagen de El País Semanal. Se titula “Como el que oye llover” y en él, el escritor se pregunta cómo el mundo civilizado puede permanecer impasible ante la fotografía de un refugiado con una niña en brazos caminando bajo la lluvia y pidiendo ayuda. La imagen también formó parte de la campaña del Día Internacional del Refugiado 2016. ¿Por qué no hacemos nada? ¿Por qué pueden desaparecer miles de niños sin que nos interroguemos acerca de su paradero? ¿Por qué cerramos los ojos? ¿Por qué miramos hacia otro lado?
La semana comienza en clave cuestión. La cultura me interpela sobre la realidad. Agradezco cada milímetro de audio, imagen o palabra que logra hacerme despertar del letargo. He aquí el sentido de la escritura, el dibujo, el cine, la música, …, que no sólo invitan a la belleza y a la contemplación sino que nos ayudan a comprender a la realidad. Y este es el aspecto positivo de lo vivido y percibido.
A mi mente y corazón llega una canción que habla de la evasión como un momento de pérdida y desencuentro. A fin de cuentas, como afirma el último cuento que he leído, a veces es necesario caminar por el desierto en soledad para encontrarse a uno mismo, aunque duela enfrentarse a la realidad patente y evidente. El ser fiel a la verdad de lo que pensamos y sentimos tiene estas cosas.
Nota: Siento comenzar así la semana, el compartir también es motivo de satisfacción. Y lo cierto es que la realidad nunca me invita a la rendición, sino que es acicate para continuar luchando y eso, eso amigo, amiga, siempre es positivo. Don’t give up!

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s