Hola ¿qué tal?

Paraguas-en-el-cielo

Hola qué tal Lico Manuel. ¿Qué tal?
Vamos pero dando la vuelta.
Espera, no me cojas aún
que está mi madre en el balcón.”
(Llanto de Pasión. El Ultimo de la fila)

Nos empeñamos en hacer diagnósticos inmediatos. Siempre que encontramos a alguien, cada vez que nos topamos de frente con una persona, es habitual que el inicio de nuestra conversación comience con la manida y recurrente pregunta de: “Hola ¿qué tal?” o ¿Cómo estás? O ¿Cómo te va”. Preguntamos tratando de realizar una radiografía instantánea del interior de esa persona. Es un hábito y una forma de introducir una conversación. Lo sé. Es una frase aprendida que se utiliza en distintos idiomas. “What’s up? How are you?” Soy consciente. Pero a veces… Yo también lo hago. Pero, a veces, no es lo más oportuno. Tiene que ver con el poder de la palabra, con el peso de las frases que brotan de nuestros labios, con la razón de lo que decimos, con la expresión de lo que sentimos.

En mi adolescencia tuve una experiencia con esta frase que me sirvió para reflexionar sobre ello, aunque he de decir que no para corregirme (tropezar varias veces con la misma piedra es nuestro sino más absoluto). Perdí a dos amigos de golpe y para mí fue un trauma vital que marcó mi vida. Cuando iba por la calle, me encontraba a alguien y recibía la eterna pregunta de ¿qué tal? El mundo se me venía encima y me daban ganas de soltar más de un improperio. “Es obvio ¿no? Estoy hecha una piltrafa, soy un deshecho humano, puedo ponerme a llorar en cualquier momento, no me preguntes qué tal porque no te voy a responder.”

Esta situación se ha repetido en otros momentos de mi vida en los que mi ánimo ha estado en el subsuelo y cuando recibía la “gran” pregunta, me decía a mí misma:”¿Cómo te voy a responder si ni siquiera yo sé cómo estoy? No puedo hacer un perfil espontáneo de mi estado de ánimo. Soy incapaz de levantar un bolígrafo o teclear, y eso que es lo único que me da vida, porque escribir me da alas. Me siento impotente ante el bloqueo de mi propia imaginación”. Son momentos en los que hubiera contestado: “No puedo decirte cómo estoy, porque lo desconozco, y ahora si me disculpas,…”. Con el tiempo aprendes que es mejor decir, “bien, bueno”, o simplemente, “bien” y no dar explicaciones.

Mi conclusión es la siguiente. Hay quien te pregunta por interés y quien te pregunta por hábito. A una pregunta “fórmula”, una respuesta “fórmula”; la conversación está escrita. “¿Qué tal? Bien”.

El que realmente muestra interés por ti, porque hace tiempo que no te ve y se ofrece como cercano y amigo, te mirará a los ojos y tras esa respuesta fórmula te dirá:”¿Bien? ¿seguro?”  Y si tú le dices, que no quieres hablar del tema, si realmente le importas, te dirá vale de acuerdo y te comenzará a contar una historia, a hablar del tiempo o de cómo le ha ido el día. Si tú quieres hablar de la cuestión, será oído atento y mostrará interés con manos, gestos y mirada.

Y el que conoce la respuesta, el muy cercano, al que no le hacen falta diagnósticos porque sólo con verte sabe cómo estás, no te preguntará. No utilizará costumbrismos fuera de tiempo. Te verá, te dará un abrazo o un beso. Y si no lo ve oportuno, simplemente hablará del color del día, del tono rojo, negro o azul, de la anécdota cotidiana, mientras te aprieta fuerte, fuerte la mano, para que no te escapes, para que tu alma se sienta segura, allí a su lado.

Por cierto… ¿qué tal? (¡Y no aprendo!)

This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

2 Responses to Hola ¿qué tal?

  1. telerox23ubdtv64 says:

    Otra vez, como tantas otras, me haces pensar. ¿Sabes?, para mí es fundamental saber que hay un puñado de almas gemelas en el universo que leen mi alma sin necesidad de hacer la famosa e inevitable pregunta. Las mismas personas que dan una palmada o un abrazo en el momento justo. A las que no me hace falta preguntar. .. porque leo su alma a través de su mirada. Yonestoy bien, por cierto. ¿y tú? Gracias por estar ahí siempre. ..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s