Rara avis

Ya hace unas semanas que leí el artículo de Rosa Montero titulado “No hay nada más común que una rareza”, muy recomendable. En él se dicen frases como estas:

“(…)vivimos presos de un trágico malentendido consistente en creer que, cuando hablamos de normalidad, nos estamos refiriendo a lo más habitual, lo mayoritario, lo “natural”, como dice la primera voz. Cuando, en realidad, de lo que estamos hablando es de la norma, de la ley, de una convención previamente fijada. De un marco al que intentamos adaptarnos, pero que en realidad no define a nadie o casi nadie. Y es que tengo la profunda sospecha de que los individuos “perfectamente normales” son escasísimos. A veces llego a pensar que en realidad no existen, que son un simple mito, como los dragones escamosos o el unicornio alado.”

Los ejemplos a los que alude el artículo son bastante extremos pero cuando terminé de leerlo, pensé que es cierto. Todos contamos con rarezas, todos tenemos o hacemos algo que se sale fuera de lo común. ¿Es algo negativo? No. Simplemente es raro. ¿Eres único por ello? No, seguro que hay alguien en alguna parte del mundo que hace lo mismo que tú. ¿Quién impone la norma? ¿Quién decide lo que es común y lo que no? La costumbre, la moda, el interés económico, … Todo el que se sale de las dos líneas establecidas, el que no cumple con el mandato social, parece fuera de foco, fuera de tono. Pero,… ¿a la hora de la verdad? ¿Quién no se sale? ¿Quién cumple con todo a la perfección? Dime, que tú no tienes alguna rareza. Dime que tú no tienes alguna costumbre por la que podrías ser “el raro de la casa”, dime que “que tú no haces algo diferente a la norma”.
Me viene a la mente la canción de Fito “Raro, no digo diferente digo raro, yo no sé si el mundo está el revés o soy yo el que está cabeza abajo”.
Vivimos en un mundo donde se condena la diferencia, sin pensar que la pluralidad de colores es lo que hace bello un paisaje en primavera, que la diversidad de opiniones es lo que nos ayuda a comprender el mundo, que el forjar nuestra singularidad invita a hacer nuestra personalidad más fuerte frente a la apisonadora impuesta por medios y normas, ya sean escritas o no.
No te ofendas pero estoy segura de que eres una “rara avis”, afirmo y reafirmo que tienes alguna peculiaridad, ya sea manía, tipo o rasgo de carácter, que te hace diferente a las demás. Consérvalo con mimo. Y recuerda que, a buen seguro, siempre tendrás cerca a alguna persona que por sus hechos, pensamientos o actitudes también estará en serio peligro de extinción.
Reconocer nuestra singularidad, sentirnos privilegiados por ello, y contribuir con ella a ofrecer la luz para que nuestro entorno brille. Difícil tarea, rara avis.

karalareau-banner

(Ilustración de Kara LaReau )

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to Rara avis

  1. Pilar says:

    Muy bueno el artículo de Montero.
    También Carmen Martín Gaite decía que lo raro es vivir y que lo más extraño de todo es que nos parece normal…🙂
    Besos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s