Sólo veo personas

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.”
(Bertolt Brecht)

Donde vosotros veis un número, yo veo una persona. Dónde otros ven unas siglas, yo veo personas. Veo al vecino, al amigo, al compañero, al padre, al hermano, al primo, al conocido, …, veo más que caras, siento sus almas, repletas de dudas, de cansancio, de esfuerzo, de cariño, de ilusión, de vida.
Donde vosotros veis partidos, yo veo personas. Veo al compañero con el que he compartido horas de trabajo, conversaciones sobre nuestros hijos y ratos de historia. Veo al amigo de mi familia, al profesional, al vitalista, al luchador que me conoce desde que era una niña, que vive al lado de la puerta de mi casa. Veo al pequeño que creció, cargado con una mochila de ilusiones, que lloró conmigo en momentos difíciles, que interpretó la vida a su manera. Veo al que me dio la vida, al que luchó por mí y por todos, al que brincó por encima de la zarza ardiendo y voló a la luna si era preciso con tal de hacer realidad sus ideales, las utopías.
Donde vosotros veis a grupos separados, yo veo gente comprometida. Que ha logrado superar barreras y obstáculos. Valientes, decididos, expertos en trabajar desde la base, cada uno desde su posición y sobre todo intrépidos, dispuestos a dar aire, bocanadas de vida al pez que se desplaza con dificultad sobre tierra mojada y quiere volver a nadar en el estanque. Oxígeno vital para un lugar de supervivencia.
Los que sobrevivimos, amamos la raíz que nos enreda a las alamedas, a las piedras, al espíritu de lucha que nos caracteriza.
Donde tú ves logro, yo veo reto. Un largo camino de lucha unida, donde no habrá ni buenos ni malos. Donde todo el mundo debe ir a una, estén en un lugar o en otro. Donde el trabajo será duro pero merecerá la pena.
No hay tristezas ni alegrías, sólo responsabilidad. Un peso específico de miles de personas que han confiado, que han depositado su futuro sobre la espalda de otros y eso pesa ¡vaya si pesa!
Que no hay números, que no hay letras, que sólo somos personas. ¿Algo que añadir?
Nevermind.

Proyecto-cultural-apaisada1

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s