Los caminos de la lealtad

Toda libertad conlleva obligaciones, afirma el novelista Molist. Y es más que cierto. La libertad implica elección y, como consecuencia, renuncia. Elegimos porque somos libres y, al hacerlo, asumimos un compromiso con los demás y, sobre todo, con nosotros mismos. El no ser fiel a lo aceptado tiene como derivada la condición de traición a nuestros ideales, metas y propósitos. La libertad tiene su máxima expresión en la lealtad y, sin ella, nuestra vida puede llenarse de un cúmulo de errores consecutivos tan altos como una enorme montaña.

Somos libres porque somos leales y viceversa. Es importante estar rodeado de personas leales y esto, sólo se logra, si tú también lo eres. Ser leal es ser verdadero, acorde con lo que piensas y sientes. Al leal no le mueve el interés sino la fidelidad y, sobre todo, la confianza. Entender esto es vital para dar pasos firmes, sin duda. En cualquier decisión, en toda renuncia, el factor confianza es clave para  la elección y, por tanto, para asumir la inmediata consecuencia. Sólo así nos sentiremos seguros a la hora de valorar el camino como correcto. Sólo, de este modo, alcanzaremos el destino soñado.

Pienso en a qué o quien soy leal y porque lo soy amo. La lealtad lleva implícito el sentimiento del amor, sólo el que ama es leal, sólo el que ama es un poquito más libre, ¿o no?

Saber que estás ahí me hace más fuerte” (Vetusta Morla)

rTWKbDGDlNs_large

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s