Voluntad de vencer

Recuerda Joan, voluntad de vencer, acción de conjunto y sorpresa”. Es una de las frases que recoge el libro “Prométeme que serás libre” de Jorge Molist. Una publicación exitosa, en cuanto a público y lectores, que llegó a mis manos a través de mi polo opuesto. Reconozco que la novela histórica, repleta de aventuras y de acción, no es lo que más me apasione en este mundo pero sí, si se trata los libros bien escritos, estructurados, documentados y con una historia que contar. Así que esta obra me ha encantado y apuro los minutos de mi día para leer su segunda parte “Tiempo de cenizas”.

Del libro finalizado me quedo con el concepto no maniqueísta de la vida, pues en este mundo ni todo es blanco ni todo negro, todos tenemos un poco de bueno y algo de malo y muchos podemos llegar a actuar de forma imprevista y desconsiderada en un momento determinado, saliendonos fuera del guion establecido y de la normalización de la bondad. Juzgar y prejuzgar a los demás utilizando un patrón heredado y aprendido puede resultar, en muchas ocasiones, una tendencia inútil. ¿Dónde está lo apropiado? ¿Dónde lo correcto? La corrección social tiene mucho de temporal y efímero, el bien común resulta frágil y la ética, sobre todo cuando es impuesta, elástica.

La reflexión de este libro también me empuja a la máxima con la que he comenzado esta reseña: voluntad, acción y sorpresa. Confianza en tus propios actos y en ti mismo, búsqueda de todos los elementos que ayuden a razonar y actuar, y encontrar el golpe oportuno en el momento preciso que te ayude a lograr el objetivo. Creo que son tres pasos necesarios a la hora de alcanzar las metas.

Y más allá de consideraciones retóricas, se trata de un libro sobre el amor. Amor a los amigos, a la familia, a la persona con la que compartir tu vida. Dar la vida por amor a través de los libros. Y esto, esto sí que es hermoso.

Aquel libro fue su mensajero de amor, la unía a Anna y lo tomó emocionado entre sus manos, no era una edición de lujo, sino un simple libro impreso, aunque tenía unas buenas cubiertas de cuero. Nada que ver con el que él confeccionó con todo su cariño para su amada, pero aun así lo abrazo contra su pecho. Ella lo había leído, en su propia letra, y al tocar el libro imaginaba que la tocaba a ella. No importaba que no fuera el mismo objeto, contenía las mismas palabras, los mismos anhelos, deseos, sentimientos e ideas que ella había leído y por lo tanto, pensado, sentido y ansiado. Aquella era la magia de los libros” (Jorge Molist “Prométeme que serás libre”).

ilustracion-2

Para más información sobre el libro y el autor: http://www.prometemequeseraslibre.com/

This entry was posted in ARTÍCULOS, LIBROS and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s