Secretos de imperfección

Mi isla no es perfecta.

Le falta la premisa fundamental para ser considerada como tal, el mar. Y, sin embargo, es para mí un trocito de tierra escondido, por donde todos pasan y ninguno se queda, del que a a veces es difícil salir; en el que, con el que a menudo es difícil comunicar.

Y, sin embargo, mi isla es bella.

Goza de la tranquilidad indispensable para vivir, para encontrarse a uno mismo, para conocerse, para quererse.

En su pequeñez, en su imperfección, es grande.

Quise alcanzar la perfección de mi isla y pedí  que me enviaran un trocito de mar. Mi deseo se vio realizado. Sonreí, por un instante, y fui feliz.

Me conformo con lo sencillo, con lo mínimo, no deseo nada más que el dulce momento de amanecer en mi isla no perfecta mirando el mar. Sólo quiero abrir los ojos y nadar imaginariamente hacia el interior de las aguas siempre azules. Color utópico, realidad imposible y, sin embargo, ¡tan real!

Me balanceo en la dulce ternura de la ausencia, soñando que puede ser cierto, buscando el secreto que esconde la imperfección, la sonrisa oculta, el quebrar del tiempo, la revolución del sentimiento, la belleza del momento pasado y guardado en el recuerdo, la verdad del alma.

¿Verdad? ¿No es acaso la verdad la canción más imperfecta? ¿No es acaso la realidad el espejo irreal de lo que vivimos?

Ahora todo es posible. Por un instante, rocé el cielo. ¡A por el mar!

¡Oh, síntoma de locura, este que me surge cada vez que te pienso, que te siento, que te arrojo al vacío del olvido eterno y sin embargo vuelvo! Vuelvo a rescatarte, a embarrarme en el lodo al que llego después de desbordarme por entero en medio de la niebla y la penumbra. Feliz tragedia, al encontrarte, …, imperfecto.

Y, sin embargo, la voluntad. El camino marcado. El miedo al desquicio, al aliento cercano al rostro, dientes marcados que me invitan a volver al redil de lo que no quiero perder porque, sinceramente, es lo que amo.

Una vez soñé que mi isla era perfecta. Desperté y comprobé con no era cierto. A pesar de todo, fui feliz. Secreto de imperfecciones.

This slideshow requires JavaScript.

 (Isla de Mallorca, 2014. ¡Mil gracias!)

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s