Y por ejemplo dejar que el amarillo te inunde

Y por ejemplo dejar que el amarillo te inunde, que el color de las hojas que aún permanecen, en las ramas de los árboles, se introduzca en tu pecho. Y una vez allí, flotar. Sobrevolar el hermoso paisaje por encima de las nubes. Respirar, sintiendo el milagro del aire en recorrido armonioso por el interior de tu cuerpo. Bombeo cotidiano. Corazón palpitando a ritmo preciso y oportuno, sin apenas darte cuenta. Tic tac invisible que contagia todo de ocre y amarillo. Noviembre, renovación. Noviembre, nueva esperanza. Nuevo comienzo. Una nueva oportunidad. Y ahora sí, el torrente de energía comienza a desbordar tus pies, tus manos, tu cabeza hasta salir con precipitación, como si se tratase, y lo es, de un nuevo nacimiento. El momento primero. ¿Lo sientes?

This slideshow requires JavaScript.

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to Y por ejemplo dejar que el amarillo te inunde

  1. Pilar says:

    Precioso , si señora.
    besos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s