Os echo de menos

Hubo un tiempo en que erais tres. Número mágico. Y a todo el mundo le parecía un milagro que esa realidad fuera posible en un lugar tan diminuto. Convivíais, dabais trabajo y abríais ventanas diarias a mundos a veces diferentes aunque el paisaje fuera el mismo. Miradas distintas.

Explotó la gran burbuja y el número se transformó en dos. La despedida del tercero fue triste. Pero aún quedaba la oportunidad diaria de explorar la cotidianeidad como si de un terreno inexplorado se tratase, buscando los filos, perfilando los sentidos sobre todo el de la vista a través de unas increíbles imágenes, haciendo gala de la profesionalidad que reflejan los sabios cuando demuestran una larga trayectoria vital.

Pero… la historia se truncó, derrotada de nuevo por el poderoso caballero, y el número volvió a transformarse. De las tres ventanas sólo queda una. Una única mirada, un único punto de vista, ¿una única realidad? Ahora queda lo que queda, el veto de silencio si no pagas el derecho de pernada, esclavitud mediática en contra de todo derecho cívico, totalitarismo financiero, dura y gruesa pared para el que no quiere oír, mercantilismo de palabras al servicio de la voz de su amo.

Ahora en lugar de ventanas abro pantallas. Única salida a un mundo de oscuridad y silencio. Lo dicho, os echo de menos.

palabras

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s