Los Celtas de mi vida.

Los Celtas Cortos. Código genético musical

 

Se llamaba Alicia, la recuerdo bien. Vivía en la gran ciudad donde crecí. Fue en el primer año de instituto. Ella fue quien me habló por primera vez de los Celtas, de los Celtas Cortos. Fue hace más de…. ¡uf! casi treinta años. “¿Sabes lo que es la música Celta?”, me preguntó. “Ni idea”, le contesté. Me explicó las características, haciendo hincapié en que era música instrumental y que los chicos que la hacían eran del barrio, muchos de ellos del otro instituto. Aquella tarde iban a tocar y ella iría a verles. Esa fue la primera vez que oí hablar de los Celtas Cortos.

La segunda vez ya les escuché, en directo. En la isla donde resido, un verano en la plaza del Conde. Y al poco tiempo, asistí a otro directo, esta vez en la Gran Ciudad, en lo que entonces eran las fiestas de San Mateo. ¡Todo ha cambiado tanto que ahora ya ni siquiera celebran las fiestas de septiembre en la fecha que lo hacían! Recuerdo que lo disfruté al máximo, fue además uno de mis primeros conciertos.

Los Celtas evolucionaron a una música ya no sólo instrumental sino también vocal y empezaron a cantar letras, muchas de ellas reivindicativas, que todos conocíamos. Eran principios de los noventa cuando yo asistí con mi panda a varios directos seguidos, recuerdo de manera especial el concierto que ofrecieron el 15 de mayo de 1991 en la plaza Mayor de Salamanca. Abanderados de la Insumisión, antimilitaristas y antimili, participaban en todos los eventos relacionados con el tema que hubiera y nosotros asistíamos a pasarlo bien, a dar botes, a bailar, a cantar, a disfrutar…

Fueron chicos 40 Principales. Tuvieron su etapa comercial. No hay que negarlo. Pero nosotros seguíamos cantando sus canciones por doquier. “20 de Abril” es un himno para una generación de cuarentones en la actualidad que recordamos aquella época con mirada nostálgica.

El tiempo pasa. Hubo una separación. El vocalista inició la ruta por su cuenta y luego regresó. Eran tropecientos y se quedaron sólo unos pocos. En esto que en el año 2002, los Celtas Cortos regresan a tocar a mi pequeña isla. Como en aquel momento yo trabajaba en a radio, tuve ocasión de hacerle una entrevista a uno de sus componentes, a Goyo. Me encantó hablar con él, y guardo este instante radiofónico como uno de los más especiales de mi profesión.

Sigo escuchando a los Celtas Cortos. Hace unos días me puse uno de sus discos directos “Nos vemos en los bares” para recordar aquellos conciertos y cantar sus eternas canciones. Me descubrí a mi misma recordando la letra de “Haz turismo invadiendo un país”. Me gusta el disco de versiones que lanzaron en el 2010, en especial “El blues del pescador” con el que inicio este lunes de abril, cercano al 20. “Quisiera ser pescador, para surcar el mar, lejos de tierra firme y poder olvidar, echando fuera el sedal, confiado y con amor, bajo un techo de estrellas, irradiando resplandor

En el cielo luz
Y en mis brazos tú

This entry was posted in Código genético musical, MÚSICA, Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s