La sonrisa de la luna

Alcancé las horas al final del día,

me llevaron ventaja durante toda la jornada.

Corrí tras ellas, sin lograr vencerlas,

su ritmo era insuperable e insufrible, pero al fin,

las alcancé.

Exhausta, rematé la medida del tiempo

sin demasiadas esperanzas.

Mas siempre hay aliento en contra de la certeza humana

que como imposible califica todo lo que ve.

Pues es bien sabido que para el apasionado

toda realidad es tomada por escasa,

ya sea de tiempo o de espacio,

la dimensión resulta inexistente para quien ama.

Y así fue tomando forma lo imposible

y obtuve la victoria al final de mi larga jornada.

Satisfecha, aterricé de lleno en la noche.

Sorprendida, la negrura mostró su sonrisa plateada

en mitad del sereno cielo.

“Solo para ti”, me dijo.

Y mi victoria se vio recompensada.

En medio de la oscuridad rajada,

el recuerdo de tu cálida voz se acercó de nuevo

y, de repente,

la luna me envolvió con su manto risueño,

reflejo de luz prestada que acunó mi sueño,

en una noche de marzo,

gané al día.

(Esta noche, alza tus ojos al cielo, escucha la voz de quien te habla, al observar, sin más, LA SONRISA DE LA LUNA)

Pandora Noviembre

La Sonrisa de la Luna

This entry was posted in Poemas and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s