Entre palabras

Deambulé por el abecedario, haciéndome un hueco entre las letras. Los grafismos me aplastaban sobre el papel, a golpe de bolígrafo, lápiz y goma rastrera. Aún sin saberlo, muchos me borraron de un plumazo. Sentí la ausencia, la soledad, la transparencia de la marca desprendida. No fui nada. Al fin, descansé.

Busqué un símbolo en la que acunarme y terminé dormida en los brazos de la letra “e”. Su balanceo tierno, seguro, equilibrado, hizo que me olvidara incluso de la abrumadora y arrolladora “r”, todoterreno, indecisa y difícil de soportar. Cerré los ojos y me entregué al sueño, encontré la paz en mis recuerdos, la firmeza del tiempo presente, la confianza ciega en el futuro. Sin pretenderlo, luche y vencí.

Sentí la calma  de la caligrafía eterna, que permanece en el interior de nuestro libro en blanco. Tan sólo con escribir, sentí la vida. Entre palabras.

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s