CELOSÍA

Fue la primera palabra, en la primera ocasión, en la primera conversación en la que nos vimos involucradas. Celosía. Y en ese primer instante, aprendí que hablar con propiedad, de manera exacta, puede llegar a ser todo un reto diario, que encontrar la palabra oportuna ha de ser una necesidad, que la riqueza de nuestro vocabulario impregna y se vierte en cada una de nuestras frases, de nuestras oraciones. Celosía. Luz entreverada que aterrizó con fuerza en el primer momento, en la primera visión. Palabra primeriza que guardé como un tesoro, que me hizo crecer como un hijo a la vera de un padre, como un niño a la sombra de un árbol, madurez. Celosía que permite ver el mundo con formas diversas, ópticas más o menos distantes de la realidad, vida comida a mordiscos, verbo sincero.

El término celosía supuso el inicio del camino. Hoy continúo vacía, me hace falta la luz siempre a distancia, siempre presente, sin apenas darme cuenta. Tras la celosía de la vida, me esperas, me miras, me acompañas. Definitivamente, hoy puede ser un gran día.

(In memoriam R.G.C.)

This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s