PEQUEÑO SOPLO MÁGICO DE OPTIMISMO PARA UN DÍA GRIS

Casi por casualidad, he tenido ocasión de ver “La pesca del salmón en Yemen”, basado en el libro de Paul Torday,  la increíble historia de un jeque árabe que decide trasladar miles y miles de salmones al país asiático con el objetivo de poder practicar allí la pesca con mosca, un tema por cierto que da mucho de sí y cuya práctica debe tener su trasfondo a juzgar por las producciones que se han hecho sobre ese tipo de pesca (¿recordáis “El río de la vida” con el atractivo Brad Pitt como protagonista?)  La idea central de la película en cuestión puede parecer excéntrica y falta de interés si no fuera por el entramado de diminutas ideas que propone la narración: el conflicto árabe, las diferencias culturales, la demonización del papel del cuarto poder ¡otra vez!, la manipulación de las noticias, la toma de decisiones en cadena, la falsa democracia y, por otro lado, el cariño cocido a fuego lento, el descubrimiento de la persona que realmente eres a través de otro que te hace ver la realidad, la rutina como instrumento aplastador y aplastante de todo tipo de relación, la ilusión como máquina necesaria para continuar caminando y… la fe. Sí, la fe.

Al destacado tema, con sus decenas de afluentes,  se une un Ewan McGregor estupendo (creo que es capaz de realizar cualquier papel, aunque desde luego el de inglés educado y vergonzo le viene como anillo al dedo), una magnífica Emily Blunt  (secundaria en “El diablo de viste de Prada”, su cara me sonaba un montón y es por la romántica película “La joven Victoria”) y la música de Dario Marinelli que siempre, siempre resulta ( sus composiciones para “Orgullo y Prejuicio” son mis favoritas). Por no hablar, de la jefa de prensa de Presidencia la actriz Kristin Scott Thomas, que borda su interpretación y pone el punto divertido al planteamiento, humor británico puro y duro. Los paisajes que aparecen, sobre todo de Escocia, crean un halo de belleza en torno a la producción.

Pero no quiero irme por los cerros de … ¡donde sea! Quiero ir al tema de la película que más me ha llamado la atención. La cuestión de fe de la que os hablaba, sin la que es imposible realizar aquello que deseas. Es necesario creer en la posibilidad de que algo puede ser cierto para que se haga realidad. Si realmente lo crees, pondrás todos los medios para llevarlo a cabo. Si piensas que no tienes ninguna opción de conseguirlo, las dificultades empezarán a crecer y a multiplicarse en torno a tu vida, sin remedio. Creer que algo que quieres, que deseas, puede hacerse realidad es ponerte en el camino de alcanzar tu sueño. No lo facilita pero ayuda a determinarlo. Si a ello le unes la concentración de fuerzas, de gente que te acompaña y que también cree que es posible, personas que te hacen sentirte querida simplemente por el hecho de estar a tu lado, de aportar lo poco o mucho que saben, de poner los gramos de cariño necesarios para que la balanza ofrezca el peso adecuado, el resultado perfecto. Si toda esa conjunción de elementos invisibles empieza a girar en torno a ti, entonces, querido amigo, puedes estar seguro de que tu revolución personal es posible, que el cambio interior es viable y que aquello que sueñas será cierto.

Disculpa si me entrometo en tu vida cada mañana, perdona si he llegado sin avisar, con mi mensaje sólo quería transmitirte un pequeño soplo mágico de optimismo. ¿Lo sientes en tu rostro? ¿Sí? ¡Pues a volar!

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s