INIESTA

Hubo un tiempo en el que iniesta era algo más que el sobrenombre de un milagro de verano. Hubo un tiempo en que el mundo no bailaba al ritmo del bote de una pelota. Por aquel entonces, la gente no solía dividir la vida en blanco y blau, el rumbo de una jornada no se cifraba en coordenadas de alineación alienante, la pasión se iniciaba con una caricia y no con una patada medida en kilómetros por hora, la felicidad no se saldaba en un marcador, el público en masa se movía orientado por ideas y no por himnos identificadores, las controversias venían provocadas por la demostración de teorías eternas, las lágrimas no caían del cielo sobre césped verde. En aquel tiempo, inhiesta aún conservaba la letra muda, con toda la rectitud y altura que implicaba su significado,  y el poeta dedicaba unos versos a las torres inhiestas de la ciudad acogedora de piedra dorada. En el aire, flota una pregunta sin respuesta,  ¿dónde quedó la muda letra? ¿cuándo la perdimos? La inhiesta torre de la isla saluda al caminante mientras la sinrazón lo inunda todo y la incógnita matinal permanece. El silencio sólo se ve interrumpido por una palabra:¡goool!  

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to INIESTA

  1. Pilar says:

    Me gusta más con la letra muda
    Enhiesto surtidor de sombra y sueño …

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s