BAJO LAS LILAS

En la isla aparecieron las primeras lilas. Su descubrimiento fue un momento feliz y por ello lo comparto. Las lilas, junto a las amapolas, constituyen todo un hallazgo en el devenir anual. Son un signo y un recuerdo. Signo porque, junto a la imagen repentina de los jilgueros, anuncian la llegada de la primavera, indicando el camino a seguir. Recuerdo, porque las lilas traen consigo las palabras de mi abuela, su voz, sus ojos claros y su color favorito, el lila. Recuerdo nostálgico porque las lilas me impulsan a pensar en un día de mayo, el primer beso. Recuerdo también por el primer libro leído al completo, el viaje iniciático a la lectura, “Bajo las lilas” de Louis M. Alcott:

“La avenida de los olmos estaba cubierta de malezas, el gran portón nunca se abría, y la vieja casona permanecía cerrada desde hacía varios años. No obstante, se escuchaban voces por ese lugar, y las lilas, inclinándose sobre el alto muro parecían decir: “¡Qué interesantes secretos podríamos revelar si quisiésemos!…”

De vez en cuando corto lilas, atrapo mis recuerdos y me llevo un trocito de primavera a mi casa, tratando de conservar su fragancia durante mucho tiempo. Tarea ¿imposible?

This slideshow requires JavaScript.

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s