CÍRCULOS CONCÉNTRICOS

Camino sobre la plataforma de agua que, incomprensiblemente, impulsa el vuelo de los sentidos. Descalza sobre las aguas, el mundo es una balsa tranquila sin corriente ni movimiento, el aparente milagro me da energía para continuar. Sonrío.

A veces, de repente, círculos concéntricos aparecen sobre la líquida superficie. De origen desconocido, las ondas se expanden hasta llegar al infinito. Es posible que la causa sea mínima, ínfima, yo no lo sé, una piedra, un animal, un pez que atrevió a asomar su boca hasta la superficie en busca de alimento, el insecto perdido. Me pierdo en medio de las deducciones, divago en mitad de las suposiciones, termino perdiendo el equilibrio, incluso me hundo y, a pesar del imprevisto, me siento feliz, no una, sino una y mil veces. Resiento.

Disiento del significado negativo de resentir. En mi diccionario particular, ajeno al académico en numerosas ocasiones, resentir es duplicar o quintuplicar el sentimiento, volver a sentir cada vez con mayor intensidad, cada vez con mayor tamaño, como círculos concéntricos que se expanden sobre el agua sin (aparente) causa ni razón. De este modo, el amor vivido se hace mayor, la amistad soñada se multiplica, la alegría de generación espontánea se traduce en miles de ondas que crecen a medida que pasa el tiempo.

El origen es desconocido pero… ¡resiento!

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s