Código genético musical: Sergio… ¡D’Alma!

¡Uf! Me va a costar realizar esta confesión, pero a las realidades hay que mirarlas cara a cara, y sobre todo no mostrar vergüenza por reconocer que, en el fondo (¿muy en el fondo?), me gusta Sergio D’Alma y forma parte de mi código genético musical.

Voz rasgada almibarada que lleva más de veinte años pululando por los escenarios de aquí y de allá. Es muy posible que no le haya seguido todo el recorrido pero, definitivamente, sus canciones forman parte de mi vida. No hay duda.

Si he de remontarme a la primera vez que escuché su particular tonada, probablemente lo hice sin darme cuenta.  Fue en el anuncio de “Schweeps” que ofrecía una versión española de la famosa canción de Police “Every breath you take” , que aquí tradujeron por aquello de “tú vida cambió” . Era Sergio D’Alma pero yo entonces no lo sabía, sólo aprendí la letra grabándola tan a fuego en mi memoria que todavía la recuerdo (¡eso eran campañas publicitarias impactantes!).

Después vino “Esa chica es mía” y como por aquel entonces, como todas las chicas de quince años, yo andaba colgada del primer amor pues la canción sonaba en mi habitación una y otra vez, de nuevo en la cinta de hierro y cromo al estilo de Veneno.  No había duda, aquel cantante catalán con estilo italiano, prendía una llama interior que iba muy bien con cualquier sentimiento amoroso que se pusiera por delante.

En el primer año de Universidad, llegó “Bailar Pegados”. ¿Qué deciros? ¡Aquello fue el acabose! Mis compañeras de piso y yo la tomamos como himno y la cantábamos en todo momento, en cualquier lugar. Fueron un primer año genial, donde soñábamos con amores perfectos y el romanticismo desbordaba cualquier situación.

A Sergio le perdí la pista durante un tiempo. Escuchaba temas sueltos en la radio y me seguía gustando pero la intensidad había variado y yo me encontraba enrolada en otro tipo de música. Cada momento de tu vida tiene su propia banda sonora.

Sin embargo, ahora que creo estar alcanzando la hipersensibilidad como meta, vuelvo a los orígenes y el último disco del de Sabadell me tiene atrapada. Creo que “Via D’Alma 2” nos devuelve la esperanza de pensar que en el terreno musical se le pueden dar la vuelta a las canciones y encontrar una nueva forma. Así, de este modo, las composiciones ofrecen al oyente una perspectiva renovada por la que merece la pena escuchar y, sobre todo, sentir. La versión de “El mundo” de Sergio D’Alma, por ejemplo, es realmente hermosa. No creo ser la única que, al escuchar este tema, le entren ganas de tomar de la mano a la persona más especial de “el mundo” y comenzar a bailar. ¿Soy la única? No, ¿verdad?.

Por tanto, dancemos. Busquemos nuestro lado más dulce y mostremos el cariño y sentimiento que llevemos dentro. ¿Avergonzarse de sentir? ¡Nunca! Bailemos en una danza eterna a ritmo de corazón. ¿Quieres bailar?

This entry was posted in Código genético musical, MÚSICA, Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s