FICCIÓN A RAUDALES

Finalicé el año con una película de ficción y comencé el nuevo periodo anual con otra que se presentaba como realista y a mí me pareció pura imaginación.

Mi última peli de 2011 fue “Attack the block”. Confieso que no la vi por iniciativa propia. A mí todo lo que tiene que ver con aliens me tira hacia atrás, lo repelo sin remedio. Sin embargo, había leído unos cuantos comentarios muy positivos en revistas y web de fiar, así que me decidí a verla y … ¡acerté! (al menos desde mi punto de vista).Se trata de una apuesta arriesgada por la temática que es llevada a la gran pantalla con un resultado más que bueno. Sí, es posible que los efectos especiales no sean todo lo espectaculares que podrían ser. Pero son más que creíbles y no es en ellos donde quiere centrarse el director Joe Cornish. Esta producción británica tiene todos los ingredientes del teatro clásico: héroe que desde el principio se hace notar, heroína que va creciendo a medida que se hace firme la acción, villano que sale malparado, personajes corales que se hacen eco de la situación remarcando las acciones más sobresalientes, y hasta dos pequeños duendes que ponen el toque disparatado al asunto. Ritmo trepidante, tiempos bien marcados (ni más, ni menos, lo justo). Tratamiento de temas muy actuales, dignos de reflexión como: delincuencia juvenil, marginación, insolidaridad, familias desestructuradas, violencia, … Una película más que entretenida para despedir el año.

Al año nuevo recibí con otra película de ficción, sin pretenderlo. “Un dios salvaje”, la última de Polansky,  tiene como tema central el encuentro de dos parejas con una motivación, sus hijos preadolescentes han tenido una pelea y uno ha resultado malherido. Es la trasposición a celuloide de una obra de teatro de Yasmina Reza. La dificultad es grande porque la acción, en tiempo real,  transcurre en el mismo piso o escenario durante todo el espacio temporal que se presenta. Para mí el planteamiento es irreal, difícil al menos de creer, porque no me creo que la madre del niño “víctima” le ofrezca pastel recién hecho a los padres del niño “verdugo”, ni que los padres de un pequeño al que han saltado los dientes acojan en su casa a los padres del supuesto niño que ha realizado la acción. Partiendo de que esto es algo irreal, se trata de una obra de teatro y es evidente desde el primer momento. Lo más destacable de la película son los extraordinarios actores que están magníficos (Jodie Foster, Kate Winslet, Christoph Waltz, John C. Reilly ) y por los que merece la pena verla, pero nada más. El civismo puede llegar a límites insospechados.

Ficción a raudales para despedir un año y dar la bienvenida a otro que da sus primeros pasos con carácter, mucho carácter.

This entry was posted in ARTÍCULOS, CINE and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s