DOS SON BLANCOS Y UNO NO

Viví en directo el mítico final de A3Radio, como oyente quiero decir. Por aquel entonces yo era  una estudiante de periodismo enganchada a la radio a todas horas, ahora sólo cumplo la segunda premisa de esta sentencia. El desembarco del imperio Polanco en aquella radio emergente supuso un golpe en la mesa que hizo tambalear toda la estructura mediática del momento. Para que os hagáis una idea sus repercusiones fueron mayores que las de la desaparición de CNN +, el canal de noticias finiquitado por obra y gracia de la concentración empresarial de la TDT. Por entonces, no estábamos acostumbrados a los descarados monopolios, a la eliminación de empresas, comprándolas y haciéndolas polvo, a la destrucción por efecto de la ambición. Pero así es el sistema capitalista aplicado a los medios. Nunca entenderé como en un tema tan sensible para la ciudadanía como los medios de comunicación, que son trasmisores de información y generan opinión, puede haber tanta arbitrariedad a la hora de comprar y vender. Lo estamos viendo ahora, hace menos de dos años que nos engañaron con la multiplicación de los panes y los peces en cuanto a canales televisivos (el comentario generalizado era “la TDT es genial, antes tenía seis canales y ahora veo cuarenta) y en la actualidad se concentran y reconcentran en duopolios imposibles a los ojos del consumidor que no del que hace y deshace, el que pone la pasta.

Pero estaba yo en A3 Radio, en lo que fue y lo que significó para muchos. En la variedad programática, su principal baza, y en cómo ahora todo lo que en aquel tiempo ocurrió parece un sueño. A3 Radio fue la cuna donde se mecieron grandes comunicadores y personajes radiofónicos. Y buena prueba de ello es el dúo que ha motivado estas palabras: GOMAESPUMA, que nace como esta emisora en 1982. En aquellos años de mi adolescencia, mucho antes de ir a la Uni, mi hermano y yo solíamos escuchar a Juan Luis Cano y Guillermo Fesser. Los escuchábamos con atención, a veces incluso los grabábamos y después tratábamos de imitar las bromas e historias que nos contaban. Cuando veníamos a la isla, como aquí lo de las ondas era más bien complicado (la isla se encuentra en un hoyo), hacíamos lo posible por escuchar el programa, poniendo la antena de nuestro transistor de mil maneras, a ver si llegaba la señal de otra isla cercana donde sí había emisora de A3 Radio.

Cuando llegan estas fechas previas a la Noche Mágica de los Reyes Magos siempre recuerdo el conocido villancico de Gomaespuma “Qué felicidad”. Aquí tenéis un audio donde se incluye esta conocida canción: Luis Ricardo Borriquero hace la presentación de este villancico clásico ya en la historia de Gomaespuma: “Qué Felicidad… la Navidad llegó”.

http://www.gomaespuma.com/Podcast/Detalle?posicion101=2066

También podéis ver el video (han pasado los años por ellos, bastante, bastante), pinchando en el enlace que viene debajo. ¡Qué os regalen lo suficiente y lo que habéis pedido! “Los Reyes Magos del Oriente, vienen ya. Dos son blancos y uno no”. 

 

This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

One Response to DOS SON BLANCOS Y UNO NO

  1. Pilar says:

    A Pilar Guirucha, (en lenguaje gomaespuma) le ha gustado mucho tu post de hoy.
    Feliz noche de reyes¡
    Un beso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s