DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Y llegados a este punto del recorrido, es el momento de realizar una declaración de intenciones para el tiempo venidero, ritual anual que ayuda a alimentar la esperanza en que todo irá a mejor, en que lo malo cambiará y lo bueno intensificará su forma y color. En mi declaración de intenciones, sólo voy a poner una palabra: Confianza.

Si miro a mi alrededor creo que hay una dosis elevada de desconfianza. De manera general (no me gustan las generalizaciones, haré esta sin que sirva de precedente, espero obtener tu permiso para ello), desconfiamos absolutamente de todo. Pensamos que el médico se equivoca cuando nos ofrece un diagnóstico y buscamos desesperados la solución a nuestros problemas de salud en portales virtuales desconocidos, foros de tipos a los que no hemos visto en nuestra vida, entrevistas de personajes con dudosa fiabilidad. Y ahí estamos alimentando nuestra poca confianza en el médico de guardia y creyéndonos por un día el Hipócrates de turno, ejerciendo en consecuencia que es lo más grave. Dudamos del profesor que cada día enseña a nuestros hijos porque, al parecer, nuestro vástago no brilla lo suficiente, no saca las mejores notas y ponemos en tela de juicio sus métodos de enseñanza, como si no estuviera preparado, como si no hubiera estudiado para ello, como si la experiencia no le avalara y nuestro pequeño gran hombre tuviera toda la razón. Siguiendo con la teoría cartesiana, que aplicamos de forma exagerada a todo lo que nos rodea, dudamos de la comida que llega a nuestros hogares, de la información que ofrece nuestro televisor, del comentario que nos hace un vecino, de la palabra que nos comunica el compañero de trabajo,… En general, con tu permiso, no confiamos en nada.

La razón básica de este desconfianza generalizada es la ausencia de seguridad en un territorio occidentalizado que se supone el “más seguro” del mundo. En esta esquina del planeta, al borde de la alfombra europea, casi sumergidos en el Gran Atlántico, no damos un paso porque nos sentimos inseguros. La desconfianza conlleva el inmovilismo. Por eso, buscamos estructuras fijas a las que agarrarnos, resueltas en rutinas diarias, movimientos cotidianos que realizaríamos con los ojos tapados. No nos atrevemos porque tenemos miedo al vacío, a la ausencia de pasos concretos, a salir del territorio y encontrarnos en un mundo donde el mapa no esta escrito y, por tanto, estamos perdidos. Ni siquiera estamos seguros de nosotros mismos, tomamos decisiones por el impulso de la repetición, sin pararnos a pensar en por qué está bien o está mal, sin dar oportunidad a la consciencia para determinar que tal vez otra salida era posible. No abrimos nuestra mente por cobardía a que lo que viene de fuera, el pensamiento nuevo o la acción novedosa, nos saque de la costumbre, la tradición, el camino marcado que determina nuestras vidas.

Por ello pido confianza en el tiempo que vendrá, porque sólo teniendo confianza podremos poseer también la esperanza, líquido elemento necesario e imprescindible en los tiempos difíciles. Esperanza en que aquello que deseas no ha sucedido todavía pero… ocurrirá. La confianza conlleva seguridad interior a la hora de caminar, de dar pasos certeros al menos para uno mismo. Confiar es creer que el sistema dará una solución a lo que buscamos y la propia revolución es tarea implícita en el ciclo de sistemas agotados, de maquinarias obsoletas. Con confianza en aquellos que te rodean, en los que quieres y aprecias, se vive mucho más alegre, mucho más feliz. La confianza depende de nosotros, no es un regalo que viene del cielo, es una actitud vital.

Por tanto, amigo, confía en que el nuevo año será distinto, en que TÚ también puedes cambiar lo que piensas que no es correcto. Confía y disfruta del nuevo tiempo que vendrá. Cada día es una nueva oportunidad cargada de opciones y de posibles decisiones. Tenemos por delante 365 oportunidades y vamos a aprovecharlas, confío en ello.

Feliz Año Nuevo, 2012.

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s