EN TORNO AL ÁRBOL MUERTO

En torno al árbol muerto, gira la vida. Paradoja constante, es el tótem de la isla. Símbolo del ente vital, hoy yace,  sin embargo, encumbrado. Signo de la pasada agonía, disfraza el lento caer de sus hojas, que son hijos de artificial enredadera, y al tiempo, sigue girando la vida.

El árbol muerto rememora, incapaz de sonreír. Recuerda, lamenta, suspira. “Inconscientes”, piensa.

Extraño lugar este, donde la danza cotidiana elige como punto central el cuerpo inerte.

Las ramas del árbol, otrora con vida, continúan erguidas, suplicando al cielo la savia original, el dulce palpitar. Sus brazos imploran, en un grito ahogado, un futuro imaginado. Presente vacío, envuelto en una nube suspendida a la cercana tierra, niebla.

Todo sigue girando, rueda sin sentido, carente de principio ni final. Dando vueltas a la noria, yo también tomo aire. Introduzco mi mano en el tronco invernal. Tacto. Mueca. Sorpresa. Movimiento.

En ocasiones, ignorar la existencia de límites implica la posibilidad de superarlos, sin darse cuenta, sin pretenderlo, incluso más allá del fin.

 

 

This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s