LA VOZ DE LA EXPERIENCIA

Hace unas semanas, en este mismo lugar, dedicaba la sección HORMIGUITAS a Esperanza Pérez Labrador una salmantina que resultó ser, por el azar del destino y del ser humano, Madre de la Plaza de Mayo. Nunca había oído hablar de ella, sin embargo tuve ocasión de escuchar una entrevista que le hicieron en la radio. Al conocerla, me impactó su vida y, sobre todo, sus ganas de seguir luchando a pesar de sus 90 años. Ayer leí en El País, el artículo que le dedicaba su biógrafo Jesús M. Santos en la sección Obituarios . Esperanza se marchó para siempre hace unos días pero su viaje hacia la paz y la justicia perdurará en los muchos que aceptaron su mensaje y lo tomaron como algo propio. Ayer, cuando estaba leyendo el artículo me di cuenta de que yo había tenido mucha suerte porque, aunque ya en el último tramo de su vida, había tenido ocasión de escucharla y recibir su mensaje.

Pienso que escuchar a la gente que realmente sabe, en especial a nuestros mayores,  es necesario para alimentar el alma. Y los que saben suelen ser los que más han vivido. En un mundo de prisas, donde no nos detenemos, hacemos poco caso de la voz de la experiencia. Esto es un error. Conocer nuestro pasado nos ayuda a comprender nuestro presente. Saber escuchar resulta vital y creo que es algo que ya no se enseña. He dicho enseñar sí, porque a escuchar se aprende. Ahora en todos los foros (tanto de educación, como de medios de comunicación, como en los propios hogares) se resalta la interacción y la transmisión de información como elementos esenciales en la comunicación con los más pequeños. Sin embargo, se olvida la herramienta de la escucha como eje central  de toda relación. Escuchar no es lo mismo que oír, como ya es sabido. Y a veces ni siquiera oímos, utilizamos todos los medios posibles para alienarnos en un mundo donde la individualidad prima por encima de todo lo demás. Voy por la calle con los cascos puestos, mi niño se engancha a la tele mientras estamos comiendo, mi compañero se mete en el ordenador casi físicamente, me encierro en la habitación para no dar explicaciones,… No escucho ni a mayores ni a pequeños ¡es tan fácil!

Me encanta la palabra radioescucha, que se utiliza en el programa “No es un día cualquiera” de Pepa Fernández. Reivindico la necesidad de escuchar a diario, voto por un cambio de actitud generalizado. Y retomo la idea inicial sacando a colación otra perlita que tuve ocasión de escuchar ayer en la radio, la entrevista que le hicieron a Enrique Meneses, el fotoperiodista de 82 años cuyas palabras me hacen creer de nuevo en el Periodismo con mayúsculas, proeza harto difícil en los días que vivimos. Su recomendación a los periodistas jóvenes es: “Ir a los sitios antes de que sucedan las cosas”.

Hoy párate, detente, abre las orejas como decía Goma Espuma, y escucha a los que saben porque sus palabras serán aliento y sus voces alimentarán tu alma.

Si queréis escuchar la entrevista a Enrique Meneses, se encuentra en el minuto 32 del siguiente enlace:

http://www.rtve.es/alacarta/audios/en-dias-como-hoy/dias-como-hoy-cuarta-hora-15-11-11/1249267/

Si queréis leer el artículo dedicado a Esperanza Pérez Labrador ayer en El País, pinchad aquí:

http://www.elpais.com/articulo/Necrologicas/Esperanza/Perez/Labrador/batalla/tirano/elpepinec/20111115elpepinec_1/Tes

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s