Código genético musical: Metallica

Permitidme inaugurar una nueva sección en este blog en el que me vierto cada día. Hablo otra vez de códigos. En este caso, me refiero a la música que nos determina desde que somos pequeños. Las notas evocadoras que nos transportan en el tiempo y que, en definitiva, nos hacen ser como somos.

Todos tenemos un código genético musical. Canciones y composiciones que ocupan nuestra historia, que instaladas en la memoria logran hacernos volar. Y esta canción simboliza un determinado momento. Aquella salta del cielo para hacernos sonreír. Y el otro es un sonido etéreo que transforma nuestro rostro y nos llena de nostalgia. Piensa en el tuyo. Yo, a cambio, desgranaré el mío. Aunque ya he comenzado a hacerlo al hablarte en otros artículos de Mano Lenta, el gran Jefe, Amaral, Tracy o Mecano. Ahora continuo, porque yo tuve mucha suerte.

Tuve mucha suerte. Me crié en una casa donde cada uno tenía libertad para escuchar la música que quisiera. Nadie imponía nada y todos estábamos abiertos a nuevos sonidos. A veces, el hogar familiar parecía un lugar de ensayo de músicos variopintos. Abrías una puerta y te encontrabas un grupo de heavy metal, pasabas al siguiente y allí estaban los cantautores, en la cocina se cantaba copla y en el salón alguien escuchaba la denominada canción ligera. Esto era así, por eso mi código genético es muy ecléctico.

Y en este código se encuentra sin lugar a dudas Metallica, grupo a quien escuché sin descanso en una determinada época de mi vida, con el que mis hermanos congeniaron (y siguen congeniando a la perfección) y que yo pongo de vez en cuando, por aquello de no olvidar.

De todas las canciones de Metallica, hay UNA que es para mí la mejor y que forma parte de ese listado de diez canciones imprescindibles en mi vida. ONE está basada en la terrible película “Johnny cogió su fusil” y forma parte del album “… And Justice for All” de 1988. Fue el primer video de la banda y su solo de guitarra es uno de los mejor considerados en la historia musical. Para mí, el tema fue todo un descubrimiento y aún tiemblo, al tiempo que disfruto, al escucharlo.

ONE de Metallica.

This entry was posted in Código genético musical, MÚSICA and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s