LOS INMORTALES

El director de cine Juan Carlos Fresnadillo ha sido noticia estos días en el Festival de San Sebastián donde ha estado presentando “Intruders” junto a sus protagonistas, entre ellos el atractivo Clive Owen. Entre las muchas informaciones que han trascendido del director de “28 semanas después” hay una que me ha llamado la atención, Fresnadillo dirigirá el remake de “Los Inmortales”. La noticia cayó sobre mí como una especie de jarro de agua fría. No, no y no. Pero será sí, sí y sí. De nuevo la realidad se vuelve en contra de aquello que tenemos en nuestra cabeza.

Si las posteriores secuelas y la serie ya me parecieron una especie de invasión de territorio ajeno, por no decir otra calificación, la realización de una nueva versión de la historia es como si alguien viniera a instalarse en tu pasado y decidiera desordenar tus recuerdos evitando que tú, al despertar, encontraras el camino de baldosas amarillas.

Los Inmortales es para mí la película de mi paso de la infancia a la juventud. La vimos todos los del grupo de amigos, era “NUESTRA PELI”, yo me colgué de Lambert, el cartel anunciador estuvo puesto en mi habitación durante siglos, muchos prometimos ir a Escocia para recorrer los lugares (sólo algunos lo consiguieron), Queen aterrizó en nuestras vidas, vimos la producción una y otra vez, repetimos incansablemente aquello de “Sólo puede quedar uno”, frase que incluso recordé en voz alta el día de mi unión a mi compañero de viaje cuando alguien durante la comida puso sobre mis manos una gran espada. Los Inmortales representan la gran amistad que me une a los amigos que hice con 15 años, a quienes guardo en el cofre de los tesoros, por mucho que pase el tiempo, porque es el momento en que ellos significan más que tus más allegados, que son lo más grande de tu vida.

Ahora vendrán Fresnadillo y la gran productora de Hollywood que adquirió los derechos de realización de Los Inmortales. A buen seguro que lo hará muy bien, con toda la parafernalia de efectos especiales y demás, invertirán miles de euros en publicidad y marketing,  pero ya no será lo mismo, desde luego que no. Definitivamente, “there can be only one”.

This entry was posted in ARTÍCULOS, CINE and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s