RITMO DE VIDA

El tiempo desapareció, como el dolor, cuando dejé de pensar en él.

La frontera imaginaria de la cuarta dimensión se desvaneció al compás de una canción interna, tantas veces repetida: el tiempo no existe es sólo una invención del hombre para que todo pase. De nuevo, sentí la ausencia, el vacío, el precipicio, el vértigo.

Tal vez sea mejor caminar sobre el pentagrama temporal donde nuestro paso está marcado por el son de las notas, que matemáticamente deducen ritmos. Una blanca es un año, cada blanca es un mes, cada negra un día,…, y así en mitad de las cinco paralelas, el mapa de los sonidos marca nuestro tic-tac cotidiano, acentuando la rutina, envueltos en cotidianidad, encorsetados, limitados y, paradójicamente,… seguros.

¿Qué música tocamos hoy?

Ritmo de vida.

This entry was posted in ARTÍCULOS and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s