La gran bola de fuego

Hace muchos años escribí que a veces rechazamos los sentimientos. Nos duele sentir. Por esa razón, en ocasiones enterramos vivo aquello que palpita en nuestro interior. Ponemos bajo tierra una bola candente de fuego. Cavamos hasta lo más profundo y ocultamos la caliente y luminosa esfera con la seguridad de que en ese recóndito lugar nadie la encontrará jamás. Estoy segura de que esto también te ha ocurrido a ti. A veces lo difícil es no sentir aunque sepamos que ese sentimiento repentino, no querido, no admitido, no oportuno, imprevisible, inquietante, … es, tal vez, uno de los acontecimientos más hermosos que han ocurrido en tu vida. No lo pretendías, pero llegó. Sabes que no te conviene, eres consciente de que en tu escala de valores no encaja y por esta causa lo entierras, aunque te quemes la mano, a pesar de que sientas que te estás arrancando un trocito de corazón, renuncias a sentir.

Sin embargo, a veces, una imagen en tu mente, una fotografía, un encuentro, una palabra, una llamada, un objeto, una fecha ..¡qué se yo! ¡el tiempo! Cualquier momento inesperado en tu rutina diaria trae a la superficie esa gran bola de fuego que un día enterraste y que sigue conservando el mismo calor, la misma luz, idéntica intensidad de color y vida. Eres consciente de que todo ha cambiado, de que el paso de los días ha curtido tu piel por dentro y por fuera, de que ni tú eres la misma persona ni aquel o aquella que un día conociste son los mismos seres. La razón te empuja a pensar que es una solemne tontería. Tu corazón te invita a recrear instantes mágicos vividos hace ya ¡tantos años!

Sonríes y te das cuenta de que la vida esta llena de elecciones y tú tomaste la decisión correcta porque construiste tu propio camino y la piedra sigue rodando.

Mañana la gran bola de fuego volverá a aparecer sin previo aviso. Mañana volverás a sonreír y darás gracias por sentir lo mismo.

This entry was posted in MENSAJES, Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to La gran bola de fuego

  1. Pilar. says:

    Hay una frase que me gusta mucho y que le pega muy bien a tu bola de fuego:
    En el fuego de lo que fue, arde lo que será.
    La bola que eliges, la que no está enterrada, la que sufre la rutina diaria, y el tedioso pasos de los dias… Esa es la que a veces miras con despacio y ves que a pesar del paso del tiempo y de los años y del desgaste sufrido ahi sigue: viva, presente, brillando, en algunas ocasiones con la misma intensidad que el primer día. Esa bola es la que cuenta y vale.
    Mua.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s