LA MAÑANA DE LA LIBERTAD

Esta es la mañana de la libertad y así se proclama en todos los medios de comunicación. La situación que vive Egipto no nos es ajena. Piénsenlo ¿a cuántos kilómetros nos encontramos? ¿Dónde nos situamos? ¿Al norte de África o al sur de Europa? Los análisis políticos sobre el futuro del país africano se los dejamos a los entendidos. Anoche sin ir más lejos escuchaba a un catedrático hablar en “24 horas” de RNE explicando que en el fondo la situación no es más que un golpe de estado orquestado por el ejército egipcio. Esta mañana, otro especialista en el tema comentaba en “A vivir que son dos días” de la SER que la incertidumbre se cierne sobre Egipto. Todas las cadenas radiofónicas sin embargo destilan un aire de optimismo y, sobre todo, la certeza de que estamos viviendo un momento histórico de carácter global, porque a la hora de la verdad el efecto mariposa es sensible en todas las porciones de mundo, incluida la isla desde donde escribo (¿no lo sabíais? Para mí este lugar es una isla, pero eso es harina de otro costal de la que ya hablaré más adelante).

Desde mi posición de escuchante, he de confesar que siento cierto apabullamiento, si me permitís la palabra, ante tanta crítica, opinión e información. Los medios de comunicación vuelven a sobredimensionar todo, centrando su punto de mira en un lugar del mundo y olvidando, creo yo, otros centros del universo global que también son importantes. Ubican su objetivo y, al tiempo, orientan nuestra mirada, aislándonos del resto de los acontecimientos, también noticiables. Hoy toca Egipto, ayer Túnez y hace un año Haití, y mientras tanto siguen dictaduras insoportables en otros lados del inmenso mundo, desastres bélicos en puntos que desconocemos, hambrunas y terribles consecuencias de catástrofes meteorológicas y naturales.

A mí también me han reorientado y llevo días atenta a todo lo que ocurre en Egipto. Me ha llamado la atención la participación de los niños en esta revolución popular. Vi un reportaje en CNN News donde los niños explicaban que ellos apoyaban a sus padres, que querían estar allí en primera línea, que eran conscientes de que sus mayores estaban luchando por su futuro. Acampaban y vivían situaciones increíblemente peligrosas. Me pregunté si nosotros hubiéramos hecho lo mismo. Y mi respuesta fue negativa. Sé que hay que verlo todo en un contexto. Los egipcios han acampado con sus familias para luchar por su libertad, han montado una ciudad dentro de otra ciudad con toda la infraestructura necesaria para resistir. Ha sido una revolución del pueblo, sin lugar a dudas.

Por último, ayer cuando veía una cronología de los hechos por televisión, observé cómo había cambiado la cara de Mubarak a lo largo de los años. La evolución ha sido increíble, de unas facciones relajadas y calmadas en sus primeros años de mandato ha pasado a un rostro agrio y amargado. Lo negativo también se trasluce en nuestro aspecto exterior. La culpa, el ansia de poder, el egoísmo, la codicia, …, van comiéndonos el alma y esto es visible a los ojos de los demás. El rostro no engaña y los ojos tampoco. Por eso es saludable quedarse con lo bueno, alimentar el alma con toda la poca o mucha bondad que podamos recoger por el camino y, en este sentido, los demás son una fuente inagotable de poderosa energía.

Vosotros sois mi fuente.

This entry was posted in ARTÍCULOS. Bookmark the permalink.

One Response to LA MAÑANA DE LA LIBERTAD

  1. Fer says:

    A la reorientación por parte de los medios hacia un tema ellos la llaman noticia. Si la mantienen en el tiempo quiere decir que ellos consideran que esa es la noticia que está sucediendo en esos momentos más importante que ellos creen que pueden dar. Ese criterio lo comparto totalmente. Si bien es cierto que hay medios de comunicación que dedican esos importantes espacios a noticias seleccionadas con el criterio del morbo o del impacto. En ese, no estoy de acuerdo, porque es comunicación sí, pero su prioridad obedece a motivos empresariales y/o económicos.
    En el caso de Egipto, creo que reunía ambos criterios para que, en los días más señalados del proceso, se mantuviera como tema principal de todos los telediarios.
    Por mi parte, que lo quiero saber todo sobre la situación, no me pierdo esas noticias cuando las dan. Aunque sí que es cierto que agradecería que hablaran más de lo que sucede en otros Estados donde está naciendo la misma revolución. Afortunadamente, cuando éstas estén en su apogeo, como hemos comprobado, allí habrá profesionales que informarán de ellas con un buen criterio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s